Un mecánico de oro rumbo a Abu Dabi

El sadense Miguel Paz representará a España en los mundiales de FP tras ganar la fase nacional en Madrid


Sada / La Voz

Encontrarse con Miguel Paz en una carretera cuando nuestro coche acaba de averiarse es como tener el décimo afortunado en el gordo de Navidad. Porque a sus 20 años este joven de Sada está llamado a ser una de las referencias en el mundo de la mecánica de la automoción. De momento, será quien represente a España -sí, a toda España, solo él, en exclusiva- en el Campeonato Mundial Worldskill de Abu Dabi, el próximo 9 de octubre, un evento en el que se miden las habilidades de estudiantes de distintas profesiones vinculadas con la FP.

Miguel Paz Pena se ganó la plaza en el torneo nacional (Spainskills), celebrado recientemente en la sede de Ifema en Madrid. Allí viajó con muchas esperanzas y regresó a casa con una medalla de oro colgada del cuello para orgullo propio, de su familia y del IES As Mariñas, de Betanzos, donde desarrolla los estudios del Ciclo Superior de Automoción. Su derecho a estar en Madrid lo había conseguido previamente, en la eliminatoria regional celebrada en Silleda.

Todo lo que lleva motor y ruedas es su pasión. Tanto, que abandonó su intención primigenia de ingresar en la universidad para estudiar Ingeniería Naval tras la selectividad y apostó por la automoción desde la formación profesional. «Se me cruzó un cable en el último momento», resume.

Volviendo al campeonato de Madrid, la rama de Tecnología del Automóvil en la que él competía es la más amplia y compleja del sector en la competición (otras son pintura y carrocería). Fueron nueve pruebas durante tres días, una de ellas, la de diagnosis, y Miguel hizo pleno.

«Gran capacidad de trabajo»

Allí estaba presente otro Miguel, de apellido Vilela, tutor de este joven genio de la mecánica. «Tiene una gran capacidad de trabajo y de resolución de los problemas, muy bueno a la hora de diagnosticar, y muy tranquilo», dice sobre el alumno. No obstante, para él la principal complicación «era controlar los nervios».

Concluidas todas las pruebas, así cuenta Miguel Paz el momento en que lo nombran ganador. «Estábamos todos en el salón de actos de Ifema, había un presentador que anunciaba las medallas de las 25 categorías (además de la automoción hay otras profesiones como cocina, panadería, desarrollo web, soldadura, carpintería…). La mía fue de las últimas. Primero anunciaban el bronce, luego la plata… y yo no quería oír mi nombre, estaba convencido de que podía llevarme el oro. Y cuando me nombraron como ganador me eché a llorar».

En junio acabará su etapa en el instituto As Mariñas de Betanzos, pero se seguirá preparando por su cuenta para que su nombre vuelva a sonar en Abu Dabi el próximo mes de octubre. Ser el mejor supone sacrificios. «Antes iba al gimnasio todos los días, ahora es imposible. Esto me absorbe mucho tiempo». Y más que le seguirá absorbiendo para aspirar al oro mundial en Abu Dabi. Y en septiembre del 2018 también volará a Budapest para la final Europea. Miren la foto y quédense con su cara, por si un día sufren una avería y tienen la suerte de encontrárselo.

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
13 votos
Comentarios

Un mecánico de oro rumbo a Abu Dabi