El dragado de la ría de O Burgo sigue esperando por el permiso de Madrid

Los alcaldes confían en que los gobiernos de Rajoy y Feijoo cumplan sus promesas


A Coruña / La voz

Ya lo decía el alcalde de Culleredo en marzo de este año: «La falta de Gobierno en Madrid va a complicar el dragado de la ría de O Burgo». Y así está siendo. Ahora, con Mariano Rajoy renovado, espera que no se dilaten más los plazos de la licitación. El propio Julio Sacristán contaba con ella en septiembre de este año.

Esa parálisis ha hecho inútil, al menos de momento, el acuerdo entre todas las partes afectadas (ayuntamientos y cofradía de pescadores) a la hora de presentar las alegaciones, en las que reclamaban un trato digno al sector marisquero, el confinamiento de los residuos peligrosos y una vigilancia medioambiental durante las obras, además de las correspondientes indemnizaciones.

Tampoco sirvió de mucho el eco de las voces que desde Europa pusieron el grito en el cielo cuando los eurodiputados conocieron in situ la rocambolesca realidad de la ría, llegando a preguntarse incluso adónde habían ido a parar las generosas subvenciones.

Ahora, desde los concellos que asoman a la ría confían en que en los próximos Presupuestos Generales del Estado se incluyan mucho más que los siete millones dispuestos en el último ejercicio, de los 41 que cuesta la totalidad del dragado.

Cambre

El cruce de A Rocha

En enero de este año, el Boletín Oficial del Estado anunció la exposición a información pública del proyecto para reformar el cruce de A Rocha, un entramado de carriles dibujados en forma de falsa glorieta y que serán toda una ayuda para el colapso de la circulación. Pero la solución proyectada (construcción de una rotonda cerrada con un carril segregado para el giro hacia Carral) también sufrió parálisis a causa del gobierno de stand by en la Moncloa.

Sada

Regeneración de la playa y nueva canalización del río

En septiembre de este año, el alcalde de Sada supo que no habría regeneración de la playa, obra licitada hace más de un año. El argumento: no hay gobierno. Benito Portela confía en que sus vecinos puedan disfrutar del arenal urbano el próximo año. El Concello también tiene reclamaciones para el nuevo curso de Núñez Feijoo: canalización del río Maior a su paso por el casco urbano, tanques de tormenta y nuevo bombeo. Por eso solicitó esta semana una reunión con Beatriz Mato, titular de Medio Ambiente.

La N-VI

Deberes pendiente en Oleiros y Bergondo

En la misma semana, la N-VI ha reproducido dos viejos problemas, que siguen sin solución. Las averías del semáforo del Sol y Mar causaron este viernes problemas en el tráfico. Apenas unos días antes, en Bergondo un joven resultó herido grave al cruzar un paso de cebra en Guísamo. Fomento es el titular de la vía. 

Betanzos

La Xunta tiene varias casas por rehabilitar

En los últimos meses, el gobierno de Feijoo ha recalcado su apuesta por recuperar viviendas, con el anuncio de ayudas. Betanzos sigue esperando que la Xunta rehabilite diez en el casco histórico. Ayer pidió autorización municipal para recuperar dos edificios.

Betanzos volverá a reclamar un proyecto para paliar las inundaciones

Al río Mandeo le ha dado igual que hubiera, o no, un gobierno activo en la Moncloa. Cuando le ha tocado, se ha desbordado causando los daños de siempre entre los vecinos de la Ribera. Era el alcalde de Betanzos, Ramón García, quien sí estaba pendiente de un presidente en firme en Madrid para buscar fórmulas que pusiesen fin a estos continuos episodios que obligan a sus vecinos a una vida anfibia varios días al año.

Antes de las fallidas elecciones de diciembre del 2015, varios técnicos de la Demarcación de Costas estudiaron las cotas de las zonas inundables en Betanzos, pero los proyectos quedaron parados por el impás político. García confía ahora en que el nuevo gobierno permita renovar las conversaciones, en las que también se reclama la presencia de Augas de Galicia.

El talud de Oza dos Ríos

El alcalde de Oza-Cesuras, Pablo González Cacheiro, ha anunciado una reunión con el renovado Ministerio de Fomento, donde se está redactando el proyecto de eliminación del talud del tren que divide en dos la localidad de Oza dos Ríos, una obra tasada en casi tres millones de euros. «Queremos el vaciado de tierra bajo las vías para unir el pueblo, una reclamación que ya teníamos apalabrada con Ana Pastor y en la que se han gastado 54.000 euros de proyecto», dice el alcalde.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El dragado de la ría de O Burgo sigue esperando por el permiso de Madrid