«En Galicia lo que más nos piden es la encuadernación clásica»

El Obradoiro Penumbra de Betanzos, con cerca de 30 años de trayectoria, acaba de recibir el Premio Nacional a la Mejor Encuadernación Artística de este año


A Coruña / la Voz

Señas de identidad. Es la novela que Juan Goytisolo, el último premio Cervantes, publicó en 1966 y durante años no se pudo leer en España. Las hojas con este texto fueron remitidas por el Ministerio de Educación y Cultura al Obradoiro Penumbra, de Betanzos. El objetivo era hacer una encuadernación artística de esta novela, ya que este taller fue uno de los 51 de toda España que mostraron su intención de optar al galardón que concede dicho ministerio. Y como la seña de identidad del Obradoiro Penumbra es la excelencia, el Gobierno acaba de concederle el Premio Nacional a la Mejor Encuadernación Artística de este año. «En el 2003 fuimos finalistas y en el 2004 lo ganamos», recordaba María del Carmen Villalba Caramés, una de las dos responsables del taller, que ayer se encontraba fuera. La que seguía entre los libros era Rosa Fernández Iglesias, la otra enamorada de la encuadernación. «No nos quedamos ni con una foto del libro que presentamos», reconocía María del Carmen, mientras Rosa, que respondía luego a las preguntas, recordaba: «Llevamos cerca de 30 años en esto, porque nos fuimos aprender a Madrid; había un curso que daba allí el Ayuntamiento, y desde entonces nos dedicamos a esto».

-Hay más encuadernadores gallegos premiados, ¿no?

-Si, Pablo Otero Pino, de Vigo, quedó finalista, y Francisco Miguel Pérez Fernández, de Santiago, ha sido elegido para la exposición que hacen con los mejores trabajos que se han presentado.

-¿Cómo es proceso para participar en el premio?

-El ministerio envía un libro a cada solicitante. Lo envía en rama para coserlo...

-¿Qué es eso de en rama?

-Que nos enviaron solo los folios de la novela de Goytisolo. El libro luego va cosido, encuadernado en piel. En esta ocasión formaban parte del jurado cinco encuadernadores de Madrid y siempre es una satisfacción que te reconozcan tus compañeros.

-¿No se presentaron como Obradoiro Penumbra?

-Lo hicimos otra vez con ese nombre y tuvimos algún lío, así que esta vez lo presentó María del Carmen.

-Cuando no se dedican a ganar premios, ¿para quién hacen encuadernaciones?

-Para particulares; normalmente libros de artista, otros para pintores, que era lo que más hacíamos, pero ahora eso ha bajado un poco. Para instituciones y organismos oficiales apenas hacemos nada. De todos modos, los premios están bien y este tiene una dotación económica que nunca te viene mal. Pero con lo que disfruto de verdad es con el momento de hacer el trabajo.

-¿Sigue teniendo demanda el libro como objeto?

-Sí, el libro artístico sigue teniendo tirón. Contamos con un buen cliente en Madrid que trabaja con varios encuadernadores y en Galicia nos tiene a nosotros.

-¿Qué les piden?

-En ocasiones son cosas muy especiales, sobre todo si es para fuera. En Galicia nos piden lo clásico, los dorados y esas cosas.

-¿Hay muchos encuadernadores en Galicia?

-La cuna de la encuadernación es Francia, sin duda, y en Barcelona había gente maravillosa. Aquí llegamos a tener una asociación de encuadernadores que estaba muy bien porque, entre otras cosas, hacíamos cursos de formación. Nosotros tenemos el taller en una zona rural y esos cursos eran una delicia. Lo que pasa es que ya se sabe que donde hay personas hay diferencias y la asociación se acabó deshaciendo. Me gustaría que la gente se interesara de nuevo por la encuadernación...

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

«En Galicia lo que más nos piden es la encuadernación clásica»