Energía solar para los helados sostenibles de Bico de Xeado

BERGONDO

Placas solares en el tejado de las instalaciones de CAP en Bergondo
Placas solares en el tejado de las instalaciones de CAP en Bergondo

La empresa Enchufe Solar instala 110 paneles en la nave de CAP en Bergondo con los que produce el 32 % de la energía que consume

13 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La Cooperativa Agraria Provincial de A Coruña (CAP) utiliza productos de calidad y de proximidad, sin colorantes ni saborizantes, para la fabricación de sus helados Bico de Xeado, una marca que lleva poco más de cuatro años en el mercado pero que ya es de sobra conocida tanto en Galicia como fuera de la comunidad. Pero la apuesta de esta empresa ganadera por el cuidado del Medio Ambiente va más allá del tipo de materia prima que utiliza y la prueba se aprecia en una imagen aérea de sus instalaciones en Bergondo (A Coruña): CAP ha instalado 110 paneles solares con una potencia de 48,4 KWp con los que logrará producir el 32 % de la energía que consume al fabricar su popular helado.

El proyecto fotovoltaico es solo un paso más dentro de una política medioambiental que ha tratado de implantar esta cooperativa desde hace años en todos sus procesos. Así, en su Granxa A Esperanza cuentan con una pequeña instalación solar de 20Kw; y en O Cancelo, otra de sus explotaciones ganaderas, tienen variadores de frecuencia para minimizar el consumo de los motores, luces LED, recuperadores de calor que generan agua caliente aprovechando la energía usada para enfriar la leche y un enfriador de placas. «Son medidas que contribuyen al respeto medioambiental y a la vez suponen un interesante ahorro energético», subraya su gerente, Jesús Otero. Es en estas dos granjas donde extraen leche de vacas gallegas que luego utilizan para elaborar sus helados artesanales, buscando la diferenciación desde el origen y apostando por la naturalidad. «Se trata de un proyecto muy honesto, porque estamos muy apegados a la tierra y también a la sostenibilidad», explica Otero.

Con las placas solares dejarán de emitir 18,21 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera cada año, según calcula Enchufe Solar, la empresa que se ha encargado de la instalación fotovoltaica. Esta firma cordobesa abrió el pasado verano su delegación en Galicia, con una nave de más de 700 metros cuadrados en Bergondo y una oficina en el centro de A Coruña: «En contra de lo que pueda pensarse, Galicia es una tierra óptima para las instalaciones fotovoltaicas», destaca la gallega Carmen Iglesias, gerente de esta delegación, que explica que las temperaturas suaves y menos extremas como las de la comunidad optimizan el funcionamiento de los paneles. «Este tipo de instalaciones también funcionan los días nublados por lo que muchas empresas y particulares están apostando por la energía solar como forma de ahorrar, especialmente ahora con las nuevas tarifas de la luz», explica. De hecho, Galicia es la tercera comunidad con mayor número de placas solares instaladas, detrás de Cataluña y Andalucía.

A pesar de la apertura en plena pandemia, Iglesias reconoce que la acogida en estos primeros meses ha sido muy buena, en los que ha corroborado que «la instalación de estos paneles en zonas del norte es también muy rentable». Aunque el número de personas que trabajan aquí es variable, actualmente hay unas 25 personas involucradas en la actividad de Enchufe Solar en Galicia, entre ellos su socio Aurelio Vendrell; «nuestro origen gallego y nuestro dominio del terreno nos da la oportunidad de realizar proyectos mucho más personalizados», subraya. Actualmente tienen en marcha otros proyectos, tanto a nivel doméstico como industrial; el más importante es para Frigorífica Botana, que ejecutarán próximamente.