La recta de Lubre, una tentación para pisar el acelerador

Esta vía de Bergondo es muy transitada por unir Sada con la N-VI y los vecinos piden medidas para evitar más sustos


Bergondo / La Voz

Solo dos días después de que Iria se quejase ante el Concello de Bergondo del exceso de velocidad de los coches en la recta de Lubre, un turismo se hizo una excursión de varios cientos de metros en el medio de un prado para evitar chocar contra un tractor. Aquel suceso ocurrió en septiembre del año pasado y llenó de razones la demanda de Iria y los demás vecinos que residen en este tramo, una carretera que une Sada con la N-VI y es muy utilizada por los trabajadores del polígono de Espíritu Santo.

Pero ya en aquella cita con el concejal de Bergondo, dos días antes del espectacular accidente, a Iria le habían invitado a llamar a la puerta de la Diputación, titular de esta vía, registrada como DP-0813 y conocida en el callejero como Rúa da Lama. En octubre pidió medidas de seguridad vial al organismo provincial, pero aún no ha recibido respuesta. Ahora, otros vecinos de reciente mudanza están comprobando el mismo problema. «Llevas a los niños a la escuela y los coches pasan a unas velocidades terribles», explica Sara Abad, vecina de Lubre desde el verano pasado. La escuela que cita es una unitaria que está en una de las esquinas de esta recta de más de medio kilómetro.

Presencia de la Guardia Civil

Las quejas sí llegaron a la Guardia Civil, que se pararon a estudiar la zona y analizar la situación con los vecinos. «Durante varios días se pasaron por aquí con mucha frecuencia para invitar, con su presencia, a respetar la velocidad». «Pero tienen que poner medidas, algún tipo de badén para que los coches vayan más despacio, la Guardia Civil no se puede pasar la vida en este tramo», señalan.

Desde la Diputación avanzan que estudiarán fórmulas para este tramo, especialmente señales verticales que refuercen el mensaje de la velocidad adecuada. No obstante, apuntan que los pasos elevados son para zonas con velocidad delimitada a 30 kilómetros por hora, y esta recta es de 50 con un tramo a 40 por la presencia de la escuela.

El Concello de Bergondo sí tiene deberes pendientes en esta zona. Hay un pequeño vehículo de tres puertas estacionado junto a la acera. «Lleva abandonado desde diciembre del 2018, dos años ya, y aún no han venido a recogerlo», explican.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La recta de Lubre, una tentación para pisar el acelerador