Bergondo remodela el tráfico frente a la playa de Gandarío

Tras las obras de canalización, se recupera la zona de aparcamiento previa y queda de sentido único la margen izquierda


miño / la voz

Aunque los trabajos de pintado todavía no han concluido, ya está prácticamente finalizada la nueva regulación del tráfico delante de la playa de Gandarío y se prevé que este lunes se den por rematados los flecos que faltan. Tras las obras de canalización llevadas a cabo en la carretera principal del arenal, desde el Concello se justifica la nueva regulación vial para incrementar la seguridad de los conductores y peatones que a diario van a la zona.

La novedad principal pasa por el establecimiento de un sentido único de la circulación en la margen izquierda de la playa. Se trata de una medida recomendada por la Policía Local para organizar de forma adecuada el tráfico. Los agentes, en estos primeros días de cambio de circulación, han llevado acabo una campaña de vigilancia para advertir a los despistados del cambio.

Desde la bajada principal al centro de la playa, que pasa por delante de la entrada del albergue, se podrá circular tanto hacia la derecha, como hacia la izquierda, saliendo por Cornide a la carretera de San Isidro-Sada.

En cuanto a los aparcamientos, vuelven a quedar como antes de las obras y el Concello remarca que «simplemente se han efectuado retoques en algunos puntos para mejorar la protección de los viandantes». Con las obras de pintado se pretende acabar «con la práctica adoptada por algunos conductores en los últimos días, que al no estar la calzada aún pintada estacionaron en lugares prohibidos». En este sentido, desde el Concello se recuerda que hay fincas destinadas al uso del aparcamiento para acudir a la playa y que es «indispensable» respetar la organización de los estacionamientos para garantizar la accesibilidad de todos los bañistas.

Esta remodelación se realiza después de que el Concello haya concluido las obras para la instalación de una red de pluviales en el vial principal del arenal, donde los días de fuertes lluvias se acumulaban grandes cantidades de agua.

El bordillo alto construido como protección de la senda perimetral de madera de la playa, habilitado con el objetivo de paliar los efectos de los temporales, unido a la inexistencia de una red de drenaje en la zona provocaban que, en época de lluvias, se formasen grandes charcos en la carretera, lo que dificultaba la circulación rodada y ocasionaba molestias a los peatones.

Sin embargo, se puntualiza que con este proyecto, que se incluye en el suplemento de crédito a cargo del superávit municipal y en el que se invirtieron 267.936 euros, se instaló una red de aguas pluviales conectada a los dispositivos de desagüe existentes, prolongando el colector de residuales desde el núcleo de Cornide hasta su conexión con la red municipal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Bergondo remodela el tráfico frente a la playa de Gandarío