«Sacó una pistola, nos apuntó y nos mandó que nos tirásemos al suelo»

El hombre le exigió el dinero a las dos empleadas del banco y logró huir con un botín de unos 4.000 euros


A Coruña / La Voz

Un hombre armado con una pistola atracó este jueves la sucursal bancaria que el Banco Santander tiene en el centro de Guísamo, en Bergondo, y logró huir con un botín de unos 4.000 euros.

Nada más producirse el robo llegaron a la entidad financiera una patrulla de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usesic) de la Guardia Civil y patrullas de los de los cuarteles de Cambre, Culleredo, Sada y Abegondo, así como dos unidades de la Policía Local. Sin embargo, el ladrón ya había desaparecido.

De inmediato se montó un dispositivo de búsqueda, similar a una operación jaula, para dar con el paradero del atracador. Una de las preocupaciones de los agentes de la Guardia Civil es que el hombre porta un arma, «aunque se desconoce si es de fuego real o de fogueo», dijeron fuentes próximas a la investigación.

Se trata del tercer asalto a entidades financieras de A Coruña y su comarca en apenas 15 días. El 28 de mayo un ladrón entró a robar esgrimiendo un arma blanca en una oficina del Santander de la calle Vizcaya y se llevó unos 2.000 euros. El pasado viernes un hombre asaltó a punta de pistola la entidad de La Caixa Rural de la calle Betanzos y logró un botín de unos 4.500 euros.

El atraco de ayer ocurrió sobre las nueve de la mañana. En el interior se encontraban la directora y la subdirectora de la entidad junto a un cliente. «Entró un hombre de estatura media, delgado y con una gorra en la cabeza», contó Miguel Álvarez, el testigo. El individuo «se subió el cuello de una sudadera o chubasquero y se cubrió la cara».

«Sacó una pistola que llevaba en la cintura» y el miedo se apoderó de las empleadas y del cliente. «Nos apuntó y nos mandó que nos tirásemos al suelo», recordó. Sin embargo, el atracador ya no esperó a que los rehenes atendiesen a sus órdenes y se echasen al suelo. «Nos mandó arrimarnos a la zona del dispensador de los billetes», manifestó Álvarez. Con el cañón de la pistola apuntándoles «les exigió a las empleadas todo el dinero que tenían y le entregaron lo que había disponible».

Deshaciéndose de la ropa

El ladrón huyó por un senda próxima a la parada de taxis de Guísamo que permite el acceso a una carretera. «Se encontró con una joven que vio como iba quitándose parte de la ropa con la que entró en banco», contó un taxista. Iba colocando las prendas, «la gorra y la sudadera» en una mochila que llevaba escondida en su cuerpo, «por eso me pareció que tenía mucha barriga, y era la mochila», indicó Álvarez.

Se sospecha que el hombre se deshizo de la ropa «para huir sin ser reconocido». Se desconoce si tenía a alguien esperándolo en un coche o, incluso, «si huyó en un autobús de línea», dijeron fuentes próximas a la investigación del asalto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

«Sacó una pistola, nos apuntó y nos mandó que nos tirásemos al suelo»