«Llevo once años sin subir los precios porque quiero a mis clientes»

Regenta un puesto de alimentación, que empezó como panadería y fue creciendo, en la plaza de Lugo


A Coruña / La Voz

Manuela Santiago García. Durante su vida desempeñó los trabajos de secretaria, camarera, cocinera, y ahora hace de panadera, repostera, quesera y regenta el puesto Al Pan Pan, en la segunda planta de la plaza de Lugo. «Soy pequeñita, pero muy aguda», se autodefine.

Su vida fue de lo más completa a nivel profesional. Cuando regresó de Londres, donde estuvo emigrada con su marido, montó, hace once años, un puesto de venta de pan. Pero la mujer fue diversificando su negocio y ahora tiene quesos, postres... Ninguno de sus productos sufren los vaivenes de la inflación, ni tan siquiera del Índice de Precios al Consumo (IPC).

Manuela mantiene las tarifas que hace once años les marcó a cada uno de sus productos: «Nunca aumenté los precios». ¿Cómo lo hace? «Es fácil, quiero mucho a mis clientes», que tiene muchos, «y no quiero perderlos por subir unos céntimos. Además sé lo que cuesta poder llenar la cesta de la compra», relata.

Pero además de esta fórmula pensando en los consumidores, Manuela apunta a las facilidades que tiene «como trabajadora en la plaza de Lugo». Cuenta que no es lo mismo pagar un alquiler de entre 700 o 1.000 euros por un bajo en cualquier zona de la ciudad que abonar «200 o 300 al Ayuntamiento». Incluso recordó que en las instalaciones municipales «hasta no pagamos el agua».

Manuela también aplica una técnica para que los precios «sean todos redondos». Dice que si el total de una compra son 12,32 euros «a mis clientes le cobro 12,30, porque también ellos redondean y en vez de darme 12,32 me entregan, a veces, 12,35 euros», subrayó la placera.

Sus productos están considerados entre los de mayor calidad y variedad de la plaza. Santiago García ofrece pan llegado de casi todas las partes de Galicia: Carral, Bergondo, Vimianzo, Lugo, Curtis... y los tiene de todos los tipos: pan con pasas, con nueces, de trigo espelta, de centeno...

Y qué decir de sus empanadas, también llegadas de varias panaderías de la comunidad. De Bergondo le llega una «exquisitez», dice, la de bacalao con grelos, o de parrochas, pulpo «y la de zorza es todo un lujo», cuenta Manuela. También vende chicharrones artesanos, quesos de todos los tipos: «Hasta tengo el blue stilton, de Inglaterra». Por San Juan llega a vender «más de 100 kilos de pan de millo». Ofrece orejas, bizcochos, filloas y desde hace poco tiene mini bizcochos y mini tartas «de todos los tipos». Hay para elegir.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

«Llevo once años sin subir los precios porque quiero a mis clientes»