Paraísos escondidos sin salir de Galicia

Mucho más que playa. Despreocúpate de mantener el metro y medio de distancia, aquí hay un sinfín de lugares para perderse sin que tengas que alejarte demasiado. Prepara la mochila y apúntate a pasar un día de pícnic, descubrirás rincones de ensueño para disfrutar de tu tiempo de descanso


Valga

Fervenza de Parafita

Desde la desembocadura del río Ulla hasta la península de O Grove se esconden lugares casi secretos y desconocidos. Uno de esos sitios mágicos es la fervenza de Parafita, en el municipio de Valga y donde el río que forma la cascada lleva el mismo nombre. El espectacular paisaje y el suave sonido del agua hacen de este lugar uno de esos rincones especiales, ideal para perderse en una jornada festiva.

Arteixo

Fraga de Sisalde

Si te gusta el senderismo, tienes que conocer la ruta de los molinos del río Sisalde. Un lugar con un encanto especial que te conecta con la naturaleza. Descubrirás que Arteixo tiene mucho más que industria y playas. El rural de este municipio coruñés es un gran desconocido para muchos. Es probable que durante la ruta apenas te encuentres con gente. Eso y su belleza natural hacen de él un lugar mágico.

A Pontenova

Ruta del tren minero

Es una de las rutas más singulares de A Mariña, que une Galicia y Asturias con el río Eo. Entre A Pontenova y San Tirso de Abres discurre plácida y reconfortante para el senderista o ciclista esta singular senda. Es la ruta del antiguo tren minero de Vilaoudriz a Ribadeo. Son algo más de 12 kilómetros que circulan entre bosques frondosos y el eco de esa actividad industrial minera.

Zas

Carballeira de Baio

Una de las citas ineludibles de Zas es la Festa da Carballeira de Baio, un encuentro campestre que se celebra el último domingo de junio, -aunque este año no va a poder ser por el covid-19- . Pero más allá de esta fiesta, el lugar es maravilloso y poco concurrido durante el resto del año. Se trata, sin duda, de un rincón perfecto para pasar un agradable día de pícnic y comer a la sombra de los carballos. También puedes ir hasta Pedra Vixía por el paseo del río.

O Bolo

As Ermidas

Situado en una zona de gran belleza natural, justo en una profunda garganta del río Bibei, en Ourense, se encuentra el santuario de As Ermidas, construido en el siglo XVII. Además del gran valor artístico de este monumento y de la imagen que atesora, el lugar inspira a perderse por sus caminos hasta llegar a la playa fluvial situada justo al pie del santuario. También en el interior de Galicia puedes darte un buen chapuzón y refrescarte de las altas temperaturas.

Los mejores locales para comer al borde del mar

SUSANA ACOSTA/ CARLOS CRESPO/ YOLANDA GARCÍA / MELISSA RODRÍGUEZ

Con estas vistas todo sabe mejor, y para prueba esta ruta en la que también comerás con los ojos. Aprovechamos los primeros rayos de sol para ir saboreando la primavera

Casi 1.500 kilómetros de costa dan para mucho. Para torrarse en la playa, para caminar por sus inmumerables paseos marítimos y también para tapear, comer y enamorarse en una de las mil y unas terrazas que hay salpicadas por nuestro litoral. Ahora que el invierno empieza a dar tregua, escogemos una selección de locales que miran al mar de frente. Todo te sabrá mucho mejor.

 

Uno de esos sitios es O Peirao, en Combarro. Pocos sitios en Galicia con tanto encanto como esta villa marinera que se llena de visitas en cuanto empieza el buen tiempo. Un pequeño paseo por las empedradas y estrechas calles del casco histórico de esta localidad te lleva irremediablemente a este lugar. La explanada final de un pasillo salpicado por locales. Al final de ellos está O Peirao, a pie de mar y con los tradicionales hórreos como enclave. Y al frente de este conocido restaurante saluda ya la segunda generación: «Empezaron mis padres. Eran emigrantes en Alemania y mi madre se tuvo que venir debido a que mi hermano tuvo problemas de salud y los aires de Alemania no le sentaban bien. Al llegar, abrió una tienda de ultramarinos donde está ahora el restaurante. Era la típica tienda donde también te ponían una chiquita (vino del país en taza) o un plato de lentejas. Luego cuando también se vino mi padre, empezó a ver que durante las tardes de verano la gente se sentaba y se le ocurrió hacer una parrilla con un bidón de aceite. La colocó al lado del mar y ahí empezó todo», explica Juan Carlos Alvariñas, que está al frente del negocio.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Paraísos escondidos sin salir de Galicia