Ellos sí que saben ponerse gallitos

El gallo de oro no es el más corpulento, ni el que tiene más pectorales. En Arteixo se premian las greñas, el porte y, la cresta, cuanto más roja mejor. Para farrucos, ya están ellos


Uno de los gallos de Ana Varela nos mira insolente. Sabe lo que vale: su peso en oro. No en vano puede convertirse en el más cotizado de la Feira do Galo de este año, que se celebra hoy en Arteixo. Está fibroso el kiriko. Con ese porte, esa cabeza ligeramente inclinada hacia arriba, observándote de refilón, desafiante, y ese plumaje. Brilloso. Da gusto verlo. Tiene una de las patas ligeramente levantada por si se ve obligado a salir a la carrera y la cresta colorada de verdad. De rojo intenso carmesí. Ya le gustaría a más de uno poder ponerse así de gallito. Garboso. Porque a eso no les gana nadie: «Ai, póñense, póñense! Ese é o problema que temos. Eu xa estou desexando que pase a feira, porque se pelexan moito. Ao non estar castrados, como os capóns, hai veces que tes que sacar a algún, porque empezan a picalo e acaban con el se non o sacas», explica quien los mima con esmero.

Su criadora le cogió tal afición a la feria de Arteixo que desde mayo ya tiene puestas sus ilusiones en el certamen: «A primeira vez que fun quedei impresionada. Gustoume moito. Foi no 2010. E ao ano seguinte, en abril, mercamos os galos. E xa gañamos un premio. Foi chegar e embarcar. É que nos enganchou tanto que agora imos todos os anos. Ao mellor digo moito, pero ano si, ano non temos premios. E téñoos aquí, todos colocadiños. Onde se vexan», explica esta vecina de Carballo que reconoce que hasta entonces nunca había criado gallos y que ahora combina su trabajo en una asesoría con el cuidado de estos greñudos: «Antes só criaba para a casa, para min, meu irmán e miña nai e nada máis. Temos unha leira onde os deixamos soltos dun lado para outro, e despois pola noite témolos que recoller», reconoce esta orgullosa criadora, a la que para ella el día de la feria es muy especial: «Mira se é importante para min que dende o día anterior que vou para asesoría ás oito e media da mañá ata despois da feira non durmo nada. Porque temos que ir cedo para coller un bo sitio porque hai moitos galos. Esa noite nunca durmo». Y eso que su madre y su hermano siempre tratan de que tenga los pies en la tierra: «Dinme que non me ilusione, pero miro para os galos e só podo pensar o bonitos que son. Porque ¡é que son bonitos! Moi bonitos», recalca.

MILLO POR UN TUBO

Además de criarse en libertad, una de las claves para que el jurado valore a estos presumidos es que tengan la cresta roja. Y ahí influye el tipo de alimentación: «Iso é o millo. Canto máis millo comen, e verdura, mellor. Ademais xa se lle ve a diferenza con outros que non o comen», explica Ana, que asegura que el peso no es lo más importante para llevarse el premio: «Hai xente que os ten engaiolados para que engorden, e eu penso que iso non é o que eles miran para dar o premio. Penso que miran que sexa un galo marrón de curral, bonito, que teña a crista vermella e que teñan un bo peso, si, pero non demasiado, porque os nosos pesan entre catro ou cinco quilos e medio, pero de aí non pasan porque andan todo o día correndo de arriba para abaixo e non consigo que suban máis».

De la misma opinión es Pablo Penedo, que cree que el peso no es lo más importante. Él opina que en su caso lo que más ha primado ha sido criar gallos de raza autóctona, principalmente de Mos, aunque también lo está intentando con la raza Piñeira. El año pasado fue la primera vez que se presentó y, como dice, «foi chegar e bicar o santo»: «Quedamos de segundos, pero segredo ningún. Que están criados na casa dende cero. De forma natural ou con incubadora. Nacen aquí e forman parte dun proxecto máis amplo de cara ao futuro, e máis educativo. Queremos ser unha granxa escola. As miñas nenas criaron os pitiños dende pequenas. E non hai segredos. Que viven soltos, andan por onde queren. Viven coma maraxás», asegura este vecino de Arteixo que ya llevó la incubadora a la escuela de sus hijas, en la parroquia de Larín, y que tiene hasta gallos apadrinados por los alumnos de este colegio de Arteixo.

La base de la alimentación es natural: «Hai un termo que está agora moi de moda: ovos e pastoreo. Pois isto é galos e pastoreo. Eles pastan polo campo e compleméntaselles con millo e verzas», dice quien asegura que tiene un método infalible para evitar que se pongan muy gallitos: «Eu téñolles unhas vixilantes, as policías, como eu lles chamo. Teño ocas que andan soltas con eles e o que fan é esa función, cando hai unha loita van mediar e, como elas son as máis territoriais de todas, sempre van mandar. Para iso son moi boas. Se dous galos están pelexando, elas interceden e reparten o seu a cada un».

Así que ya sabes cuál es el remedio para los que se ponen muy gallitos. ¡Cuac, cuac!

FOTO: VÍTOR MEJUTO

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Ellos sí que saben ponerse gallitos