«Lo que me duele es la amnesia de los que vieron mi agresión»

Una vecina de Arteixo sufrió heridas por un violento empujón en una acera. Pese a la multitud presente, no encuentra testigos


Arteixo / La voz

Madrugada del pasado domingo en una céntrica calle de Arteixo. El local de hostelería está a punto de cerrar y todos los clientes salen. Mari Carmen Gómez, entre ellos, a su ritmo, con el cansancio propio de las cinco de la madrugada. Pero alguien debía tener excesiva prisa para conversar con las personas que se encontraban al otro lado de la mujer. Así que opta por apartarla de forma abrupta con un violento empujón. Mari Carmen rebota contra un coche aparcado y cae al suelo magullada. «Por unos segundos perdí la consciencia», indicó. Una vez recuperada, con la ayuda del amigo que la acompañaba, llamó a la policía. «Pedí a la gente que se quedara para identificar a mi agresor, pero allí todo del mundo parecía tener amnesia, decían que solo me habían visto en el suelo pero nada más», lamenta Mari Carmen.

Derrames y magulladuras

De ahí fue al hospital, donde se sometió a pruebas hasta el mediodía del domingo. El derrame del ojo era lo más visible, pero la violenta caída le obliga a ahora a moverse con la velocidad de una centenaria. Muestra un corte en un codo y se queja de magulladuras por todo el cuerpo. «Me dejaron tirada como si fuera basura, a día de hoy no puedo decir si me quiso agredir o se le fue la mano en el empujón, pero una vez que ves el daño que me has hecho, eres un cobarde si sales huyendo», se lamenta Mari Carmen, quien asegura que ni ella ni su amigo conocían a quien la golpeó.

Este viernes regresó a la Guardia Civil de Arteixo para facilitar más detalles que puedan ayudar a esclarecer este extraño caso, «donde nadie conoce a nadie». Según le consta a la mujer herida, en el juzgado donde se ha elevado la denuncian ya han tramitado la grabación de las cámaras del bar donde posiblemente se recoja la agresión.

«No estoy buscando una indemnización para mí, lo único que quiero es que quien me trató como a una colilla, quien me lanzó al suelo, asuma las consecuencias o, por lo menos, me pida perdón», explica Mari Carmen, quien está convencida de que el coche contra el que se golpeó le salvó la vida. «Si llegó a caer en la calle me mato, luego me dijeron que en ese momento pasaban coches, es increíble en qué clase de mundo estamos», dice con lágrimas en los ojos.

«Ese sábado por la noche yo solo fui a tomar unas cervezas después de trabajar hasta tarde para olvidar mis problemas durante un rato, solo quería evadirme, y me encuentro con esta agresión, es desesperante», concluye.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Lo que me duele es la amnesia de los que vieron mi agresión»