No hay camino hacia el colegio

El centro de Vilarrodís carece de aceras en su entorno. Arteixo anuncia un plan especial para crearlas y, mientras tanto, desarrollará un sistema de conos


Arteixo / La Voz

En Betanzos acaban de pintar huellas de pato en las aceras para diseñar lo que se llama un camino seguro al colegio. Es una medida muy común. Los alumnos pequeños, esos que están a punto de soltarse de la mano del progenitor para alcanzar cada mañana el centro escolar, siguen las huellas de colores para guiarse.

Pero en Vilarrodís, núcleo de Arteixo encajonado entre una carretera y una autovía, lo del camino seguro para los estudiantes suena a chiste desafortunado. Aquí no hay huellas de colores. Porque aquí, simplemente, no hay aceras. El colegio atiende a poco más de 30 niños que cada mañana llegan escoltados por sus padres. Algunos acuden en coche por una carretera estrecha. Los que acceden a pie, lo hacen entre el asfalto y la hierba. Y no son pocos los que, para mayor seguridad, atraviesan parcelas a cambio de llegar, en días como estos, con los zapatos empapados en agua.

El alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, entonó el mea culpa en una entrevista concedida a este periódico antes de las elecciones municipales. «Estoy en deuda con Vilarrodís», dijo entonces. Y aunque las cosas del urbanismo van lentas, el Ayuntamiento acaba de dar el primer paso para cubrir esas demandas vecinales que llevan tantos años encima de la mesa que se han ganado el calificativo de «históricas». Ya se ha presentado el Plan Especial de la zona, con el que se pondrá orden en el entorno de la escuela y, sí, por fin, se construirán las aceras en las que ya decidirán si se colocan huellas de pato, de elefante o se deja así, con la baldosa libre de decoración.

Consello escolar

«Calquera mellora nos accesos á escola é benvida porque garante a seguridade dos nenos», sentencia la directora del colegio, Beatriz Navarro, quien heredó de la anterior dirección un centro muy familiar por el tamaño y esa demanda histórica de las aceras. La concejala de Educación de Arteixo, Inés Ramos, comunicó la noticia en el último consejo escolar, el pasado 11 de octubre. «Desde el Concello somos conocedores de esta situación, y aquí la prioridad es la seguridad de los niños», explica Ramos. Y para ello, se ha confeccionado ese Plan Especial de urbanismo, además del desarrollo de la unidad de actuación número 61, lo que permitirá -seguimos con demandas históricas- la construcción de un centro social para los vecinos de Vilarrodís, además de una zona polideportiva.

Como el proceso es lento, desde el gobierno local han diseñado una medida provisional hasta que se construyan las aceras. El jefe de la Policía Local ha estudiado la zona para confeccionar un trazado construido con conos fijos y proteger así a los peatones que acuden al colegio. «Ya hemos dado traslado a Obras, no será la próxima semana pero sí a corto plazo», explican desde el Ayuntamiento de Arteixo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

No hay camino hacia el colegio