El proyecto Arteixo Innovación llega a la Unesco

La iniciativa que desarrolla el Ponte dos Brozos fue elegido como ejemplo de buenas prácticas en el uso de nuevas tecnologías.


Arteixo

Una delegación del Concello de Arteixo encabezada por la concejala de Educación, Celina Varela, y formada por varios profesores del colegio Ponte dos Brozos, viajó a París para participar esta semana en la Mobile Learning Week, un certamen de la Unesco a la que acuden centros educativos de todo el mundo que destacan por sus buenas prácticas en el uso de nuevas tecnologías. El Concello de Arteixo presentó allí el proyecto educativo Arteixo Innovación. En concreto, el que se desarrolla en el colegio Ponte dos Brozos ha llamado la atención de la Unesco. El colegio de Arteixo ha sido uno de los siete centros del mundo elegidos _de entre 150 propuestas de 41 países_ por sus buenas prácticas en el uso de las tecnologías móviles. El organismo especializado de las Naciones Unidas publicará, además, este proyecto en su revista junto a los innovadores documentos de otros seis centros de Reino Unido, Rusia, Portugal, Israel y China. El proyecto resume las experiencias que en los últimos años ha desarrollado en el centro educativo en el uso en clase de herramientas como las tabletaso los móviles. La Unesco recogerá estas experiencias en una publicación como forma de poner en valor la evolución del uso de estas nuevas tecnologías.

El Concello de Arteixo desarrolla el programa Arteixo Innovación en once centros educativos del municipio, que acceden así a las ayudas que se conceden dentro del proxecto por un total de 180.500 euros. Los centros educativos desarrollan así diferentes proyectos relacionados con las tecnologías de la información durante el curso escolar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El proyecto Arteixo Innovación llega a la Unesco