El puerto exterior redobla las oportunidades

LA VOZ.

ARTEIXO

EDUARDO PEREZ

Langosteira ofrece suelo y muelles para atraer nuevos tráficos

29 nov 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El puerto exterior de punta Langosteira es ya una realidad y una oportunidad de negocio para la expansión empresarial e industrial en el eje formado por Arteixo, A Laracha y Carballo. La buena comunicación con los tres polígonos y sus características pueden suponer la instalación de nuevas empresas y la ampliación de las existentes.

Así se puso de manifiesto ayer en un foro en el que también se ofrecieron cifras de dicha infraestructura. El director del Puerto, Juan Diego Pérez, recordó que A Coruña en todos sus muelles mueve 2,5 millones de toneladas de cereales al año, siendo el principal puerto desde Portugal hasta Francia en ese tipo de tráficos. De esa cantidad, un millón de toneladas se cargan y descargan anualmente en el puerto exterior, y la previsión es que siga creciendo. Langosteira permite también un negocio para empresas de la zona que sin su existencia no hubiera sido posible. Desde allí se exporta piedra procedentes de canteras del área, dijo, a Rusia, Barbados y Francia. Recientemente Meirama embarcó escorias para otros destinos y en poco tiempo se embarcarán en Langosteira las piezas prefabricadas para crear un gran puente en Colombia. A esos negocios contribuye ya el puerto exterior.

La infraestructura, a la espera del tren, está plenamente operativa y en condiciones de ofrecer suelo y servicio a las empresas que quieran instalarse o crecer en la zona. Cuenta con 1.500 metros lineales -sumando el nuevo tramo de dique de 350 metros cuya construcción comenzará en breve- para el atraque de mercantes y en el recinto existen 350 hectáreas de terreno a disposición, en concesión, para las empresas que las soliciten. A ello se le añaden ventajas como sus calados, de hasta 22 metros. Esta profundidad ha permitido, por ejemplo, que recientemente se construyesen allí las estructuras prefabricadas de un nuevo dique que se ubicará en Escocia. Además del empleo que generó esa obra, el suministro de miles de toneladas de hormigón para poder ejecutarlo se facturó también por empresas gallegas. Sin el puerto exterior eso no hubiera sido posible.