La chimenea de Sabón ya tiene 30 metros menos

La demolición de la estructura industrial, la más alta de España en derribarse, se realiza desde plataforma colgantes

.

arteixo / la voz

Uno de los símbolos más característicos del pasaje arteixán, la chimenea de la central térmica del polígono de Sabón, será historia a finales de año, de acuerdo con las previsiones de Gas Natural Fenosa, responsable de la instalación. Actualmente, la torre ya ha perdido 30 metros de los 200 que medía en origen.

Los trabajos de demolición de la estructura industrial, la más alta del país en ser derribada hasta el momento, empezaron en el mes de febrero con el desmantelamiento manual de la parte más alta de la torre, en la que el espesor del hormigón es menor. Debido a la ubicación de la instalación, situada cerca de la playa de Sabón, no se ha podido proceder a su derribo mediante el sistema de voladura. Ante la imposibilidad de demoler la chimenea por ese método, desde la Central de Ciclo Combinado de Sabón se han visto obligados a efectuar parte de las labores desde plataformas colgadas con personal experto en técnicas de trabajo vertical. De acuerdo con la directora del espacio, Irma González, el proceso se realizará de esa forma hasta eliminar los 70 u 80 metros de altura. Posteriormente, se continuarán las tareas desde una grúa y finalmente los últimos 30 metros ya se harán con máquinas especiales.

La principal complicación que presenta la estructura, que se acabó de construir hace 45 años, son sus elevadas dimensiones. Además, las malas condiciones meteorológicas de los meses de invierno han retrasado los trabajos, ya que, según indica la responsable, «a partir de 40 kilómetros por hora de viento los trabajadores no pueden llevar a cabo las tareas verticales desde las plataformas por razones de seguridad».

Material reutilizable

Desde la central térmica explican que parte del material con el que se elaboró la chimenea será reutilizado. En concreto, una vez que se derribe toda la estructura se utilizarán sus restos para rellenar el espacio subterráneo que ha quedado libre tras el desmantelamiento de la antigua nave de turbina, que contaba con dos plantas bajo tierra.

En este sentido, la superficie serán rellenada con parte del hormigón que se retire de la torre para aprovechar los recursos disponibles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La chimenea de Sabón ya tiene 30 metros menos