Irma González: «La demolición de la chimenea es un proceso lento y laborioso»

A partir de 40 kilómetros por hora de viento no se pueden realizar los trabajos de desmantelamiento

cati devesa
arteixo / la voz

La directora de la Central de Ciclo Combinado de Sabón, explicó ayer en Voces de A Coruña, de Radio Voz, cómo se desarrollan los trabajos de demolición de la chimenea del complejo industrial.

-¿Cuándo comenzaron las tareas de demolición?

-Empezamos en diciembre del 2015 retirando todos los equipos electromecánicos de los antiguos grupos que quemaban fuel. Ahora, prácticamente lo único que nos queda es la chimenea del grupo 2 que es la parte más compleja del proyecto.

-¿Se trata de la chimenea más grande de España?

-Es la más alta que se ha demolido en España, y debido a nuestra ubicación, que estamos rodeados por la propia central, la subestación, la playa de Sabón y el río, no se puede aplicar un método que sería más rápido como es la voladura.

-¿Cómo es el proceso?

-Tenemos que ir bajando poquito a poco. Esta chimenea tenía un cuerpo interior de ladrillo refractario que es el que se ha tirado a lo largo del año pasado. Por eso, aunque no se viesen avances desde el exterior, llevamos un año trabajando para eliminar todo ese conducto interior.

-¿Qué dificultades presenta el proyecto?

-Principalmente la altura. A doscientos metros tenemos que trabajar desde plataformas colgadas con personal experto en técnicas de trabajo vertical.

-¿Qué limitaciones tiene esa forma de trabajo?

-Las dificultades intrínsecas por motivos de seguridad y además las condiciones meteorológicas. A partir de 40 kilómetros por hora de viento no se puede trabajar en labores verticales. El problema es que el viento que vemos a nivel de tierra no tiene nada que ver con el que vemos arriba. Esto nos está retrasando bastante.

-¿Cuándo han empezado con los trabajos de demolición?

-Realmente empezamos en marzo del 2017, el año pasado estuvimos trabajando en el conducto interior y desde enero de este año ya conseguimos la certificación de todas las plataformas, porque son todas específicas para aquí. Es un proceso lento y muy laborioso.

-¿Cuándo calcula que acaben los trabajos?

-Queríamos acabar a finales de este año o a principios del próximo.

-¿Se utilizará el mismo método para demoler toda la torre?

-Los primeros 80 o 70 metros vamos a tener que bajar por este método. En el momento en el que ya podamos utilizar una grúa, deberíamos coger un poquito de velocidad, y los últimos 30 metros ya se hacen con máquinas especiales de demolición.

-¿Qué van a hacer con los restos que van sacando de la chimenea?

-Hemos desmantelado la antigua nave de turbina, que tenía dos plantas hacia abajo, y hay que rellenar ese hueco. Vamos a hacer un aprovechamiento del hormigón que se retire de la chimenea para ese relleno.

-¿Cuántos metros se han demolido?

-Actualmente llevamos ocho metros, por lo que quedan 192.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Irma González: «La demolición de la chimenea es un proceso lento y laborioso»