Repsol solicita el inicio de las expropiaciones para el poliducto

La Xunta deberá abrir en breve el período de exposición pública

.

a coruña / la voz

Un mes después de que el Consello de la Xunta autorizara la construcción del poliducto de Repsol que unirá el puerto exterior con las instalaciones de la refinería a lo largo de cuatro kilómetros de trazado, y con la declaración de utilidad pública que permitirá iniciar la obra a corto plazo ya aprobada en una tramitación anterior, la compañía petrolera acaba de presentar en la Consellería de Industria la solicitud para iniciar el expediente expropiatorio, requisito previo a la construcción de la infraestructura y las instalaciones auxiliares.

Repsol todavía no avanzó el calendario de la obra, pero la previsión es que comience los trabajos antes de que finalice el año. A partir de este momento, el Gobierno autonómico deberá aprobar el arranque del proceso de expropiación y abrir un período de información pública en el que el proyecto quedará expuesto a disposición de los vecinos que deseen consultarlo. Una vez cerrada esta fase, la Administración declarará la urgente ocupación de los terrenos y convocará a los propietarios al levantamiento de las actas previas en los ayuntamientos de A Coruña y Arteixo por los que discurrirá el poliducto.

El precio de los terrenos

Será en estas reuniones con los dueños del suelo cuando se procederá a determinar el valor de los bienes y los derechos afectados por la ocupación, y se formalizará el consiguiente ofrecimiento económico. Repsol mostró ayer su «intención de llegar a un acuerdo económico con los propietarios de las fincas».

El presupuesto alcanza los 80 millones de euros y forma parte de un proyecto mayor que incluye la construcción de instalaciones auxiliares y un pantalán para la eliminación de los tráficos de crudo del puerto interior, en el que se invertirán 126,7 millones.

Una vez culminada la obra y puesto en servicio el poliducto, el 60 % de los tráficos de productos petrolíferos que actualmente se descargan en el puerto y que se bombean a través del viejo poliducto existente, atravesando el subsuelo de la ciudad, quedarán eliminados. Entre los graneles líquidos que dejarán de fluir sobresale el crudo, por lo que se evitará la entrada en los muelles urbanos de los petroleros de mayor porte. El poliducto incluirá todas las conducciones precisas para cuando la empresa decida trasladar toda su actividad al puerto exterior.

La obra consistirá en la instalación de 11 tubos, más uno de reserva, con una longitud total de alrededor de 4,2 kilómetros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Repsol solicita el inicio de las expropiaciones para el poliducto