Alta tensión en Arteixo por las torres eléctricas de Sol y Mar

«Levamos máis de vinte anos con promesas incumpridas», lamentan los vecinos de esta urbanización de 400 viviendas


ARTEIXO / LA VOZ

Abrir la puerta de casa y encontrarse con una torre de alta tensión, así es el día a día de los residentes de las más de 400 viviendas de la urbanización Sol y Mar, en Oseiro (Arteixo). Algo que no les importaría «si no supusiese un riesgo para la salud», indica Clementina de Luca, que lleva viviendo allí desde hace más de diez años. «Se poden ser malas as radiacións dun móbil, imaxina iso», añade José Manuel Vázquez, vicepresidente de la Asociación de Vecinos Manuel Murguía, agrupación que no pertenece a la plataforma de afectados. «Dende a plataforma reclamábannos que non faciamos nada, entón o que fixemos foi traer ao alcalde. Creo que trouxemos a todos, pero o problema segue», aclara. «Primero decían que las iban a soterrar y después que las iban a mover, pero de momento ni una cosa ni la otra», manifiesta Joaquín Aleixo, que vive en la urbanización desde «hace unos 20 años, y ya estaban instaladas», añade.

El hecho de que las torres estuvieran instaladas antes que las viviendas ha sido motivo de división entre algunos de los vecinos. «Algúns dinlles que se compraran un piso no centro da Coruña isto non lles pasaba, pero claro, cada un compra onde pode», sentencia el vicepresidente de la asociación vecinal. En este sentido, Anxelina Casas, miembro fundadora de la plataforma de afectados, declara que «algunhas son vivendas sociais e outras, de promoción pública». Una circunstancia que bajo su perspectiva supone «un castigo, xa que se alguén quería renunciar logo non podía acceder a outra vivenda». Además, añade que «a culpa é de quen permitiu que se construísen aquí as vivendas, non dos que vivimos nelas».

Anxelina lleva más de 20 años de lucha a sus espaldas. Ella, junto al resto de vecinos que pertenecen a la plataforma, se sienten abandonados por las Administraciones: «Tanto pola local, como pola autonómica e a estatal». Con la intención de recibir información por parte del Concello «enviamos por rexistro a petición para que a tratasen no pleno, pero nin se tratou nin tivemos resposta», afirma tan solo dos semanas después de la celebración de la sesión. «Sentímonos vexados, abandonados e humillados», sentencia molesta.

A 20 metros de su pesadilla

Una de las denuncias de los vecinos de Sol y Mar es el peligro que supone para la salud vivir tan cerca de las torres eléctricas. «Algúns veciños marcharon por recomendación médica, xa que é un risco para a saúde», argumenta Anxelina. Además, alega que «durante todos estes anos fixemos informes sobre os riscos de contaminación electromagnética, pero non valeu de nada». Un riesgo que se hace palpable para los residentes de esta pequeña urbanización de Oseiro «sobre todo cuando llueve o hace niebla, porque las torres chispean», relata Julia Castiñeiras. Algo que corroboran desde la Asociación de Vecinos: «O problema non o ves ata que vives dentro porque as torres fan bastante ruído», agregan. Un ruido que, además de ser molesto, asusta a quienes viven a tan solo 20 metros de su pesadilla. «Ata que pasan as desgrazas, non se fan as cousas», expresa preocupado el vicepresidente de la agrupación vecinal.

Desde el Concello aclaran que por su parte han realizado los trámites urbanísticos necesarios para poder trasladar las torres y que «es Red Eléctrica de España, como titular de las líneas, la que debe diseñar el proyecto y presentarlo a la Consellería de Industria». A partir de ahí se asignará un presupuesto, «de entre 5 y 9 millones de euros». Unas palabras que no consuelan a quienes las han escuchado ya demasiadas veces: «Levamos máis de 20 anos con promesas incumpridas», sentencia Anxelina.

Sin solución a la vista

Por su parte, desde Red Eléctrica de España señalan que «de acuerdo a la regulación eléctrica, el que solicita una variante de una línea tiene que aportar los permisos de los terrenos por donde vaya a pasar dicha variante, así como asumir el coste de la misma», y explican que «una vez que se formalice esta solicitud, nos comprometemos a la redacción del proyecto y su tramitación». Sin embargo, alegan: «A día de hoy no hemos recibido ninguna solicitud de posibles variantes». Algo que no sorprende a Anxelina:

«Dende o Concello poden redactar o proxecto como fixeron no 2003, pero non lles interesa facelo», concluye.

De momento, como si 20 años fuesen pocos, los vecinos siguen esperando una solución.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Alta tensión en Arteixo por las torres eléctricas de Sol y Mar