La concesionaria del Finisterre cree que podrá explotarlo hasta el 2067

La firma tiene un informe que prolonga hasta esa fecha el alquiler y no hasta el 2027


A Coruña / la voz

La futura titularidad del hotel Finisterre y de La Solana podría tardar otros 40 años en aclararse, y no los 10 que restan de concesión según los cálculos que manejan las Administraciones, tanto el Ayuntamiento, que quiere hacerse con el complejo deportivo sin pagar por él, como el Puerto, que pretende subastar el conjunto para hacer frente a las obras del puerto exterior.

El hotel y La Solana se construyeron en base a tres concesiones de 1941, 1945 y 1968, respectivamente. Las dos primeras eran sin plazo limitado y la última, para una ampliación del hotel, por 99 años. Según esta última el hotel estaría en manos de la empresa que lo explota, Finisterre S. A., hasta el 19 de enero del 2067.

Una ley de 1992 puso límite a las concesiones a perpetuidad en dominio público, concretamente 35 años a contar desde la publicación del texto legal. Así, sería en el 2027 cuando acabaría el plazo.

Sin embargo, Finisterre S. A. encargó un informe jurídico antes de su venta en el 2014 a Inmobiliaria Río Mero, actual propietaria, sobre ese aspecto y el documento, firmado por el bufete de Carlos Martínez y Asociados, concluye que esa última fecha no sería de aplicación en el caso del Finisterre -citan solo al hotel pero se incluiría La Solana- y sí la del contrato firmado en 1968. Es decir, que quedarían 40 años más en manos de la empresa concesionaria.

El informe argumenta que la ley del 92 es de aplicación en suelos de dominio público, pero recuerda que la parcela en cuestión fue desafectada del dominio público portuario estatal en 1999, por lo que es hoy un bien patrimonial del Puerto y como tal, indica, se rige por el derecho privado.

El documento muestra la estrategia de Finisterre S. A. para tratar de prolongar el usufructo de esos bienes en caso de que la Autoridad Portuaria tratase de hace efectiva la recuperación en el 2027. La extinción no sería automática y haría falta un acuerdo del consejo del Puerto. «Dicho acuerdo será susceptible de impugnación jurisdiccional, cuya decisión final, agotando todos los recursos posibles, incluido el de casación, no es previsible que concluyese antes de transcurrir seis o siete años desde su inicio, durante los cuales continuará Finisterre en el uso y explotación del inmueble».

Además, entiende que al tratarse de una «resolución anticipada» cabría también reclamar una indemnización.

El plan jurídico incluye también la posibilidad de que el inmueble salga a subasta e indica cómo incidir en el precio de posibles postores para bajar las pujas y ejercer el derecho de compra preferente que tiene por contrato la concesionaria a un precio inferior al de mercado: «Si llega a anunciarse alguna subasta, Finisterre S. A. deberá examinar cuidadosamente los pliegos, impugnándolos, si procediere, a fin de lograr que se respeten debidamente sus derechos, lo cual determinará que las eventuales ofertas de los licitadores sean notablemente más bajas que las que se producirían de no concurrir tales circunstancias, lo cual beneficiaría a Finisterre S. A. a la hora de ejercer su derecho de adquisición preferente».

El Puerto planteó una subasta en el 2002 que no se llegó a realizar. El año pasado convocó otra pero el interés municipal acabó aplazando esa puja en dos ocasiones. Entonces la empresa concesionaria ofreció 10 millones y no impugnó los pliegos.

En agosto podría volver a subastarse si no hay acuerdo entre Puerto y Ayuntamiento

La venta de La Solana y el Finisterre entra desde hace años en los planes del Puerto, vinculada a la financiación de punta Langosteira. Sin embargo, no fue hasta el año pasado cuando la Autoridad Portuaria dio los pasos para su subasta, encontrándose con una fuerte oposición del gobierno local, que quiere incorporar el complejo deportivo a los bienes municipales.

El consistorio ofreció en un primer momento 1,4 millones de euros, defendiendo al mismo tiempo la cesión gratuita. El Puerto acabó desconvocando su subasta en dos ocasiones y el 23 de febrero de este año concedió un plazo de seis meses más al Ayuntamiento para concretar su propuesta de adquisición. Es decir, si no hay acuerdo, el 23 de agosto podría convocarse de nuevo la subasta.

En este tiempo el Puerto, Puertos del Estado y el Ayuntamiento tenían que haberse reunido para hablar sobre una propuesta global para el futuro del frente portuario de A Coruña, que la Marea quiere que siga siendo público pese a los convenios firmados en el 2004 que obligan a su venta para financiar el puerto exterior.

Por La Solana y el Finisterre la actual concesionaria ofreció 10 millones de euros el pasado otoño. La firma presentó una aval bancario para hacer efectiva esa cantidad en el plazo de seis meses. El aval caducó el pasado mes de abril por lo que ya no existe una oferta económica efectiva.

A falta de la reunión pendiente, el gobierno local inició los trámites para modificar el plan general y cambiar la catalogación de La Solana con el fin de dificultar su venta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La concesionaria del Finisterre cree que podrá explotarlo hasta el 2067