Envían a prisión a un constructor por verter productos tóxicos en un monte de Carballo

Contrató a tres personas para abandonar bidones con restos de pinturas, colas, pegamentos y esmaltes


La Audiencia Provincial de A Coruña condenó a un empresario de la construcción de Larín (Arteixo) a una pena de tres años y medio de prisión como autor de un delito contra el medio ambiente. Las personas que contrató para abandonar varios bidones con productos tóxicos no ingresarán en la cárcel, si bien dos de ellos fueron castigados a un año de prisión.

Los hechos se produjeron en enero del 2011. El empresario, O. P. V., almacenaba diversos bidones con restos de pinturas, colas, pegamentos y esmaltes «de alta toxicidad por concentración de metales pesados» sin contar con los permisos y sin notificación a la Xunta ni al Concello de Arteixo. El constructor contactó con dos hermanos y les pidió que dejasen los bidones en las inmediaciones de un punto limpio de Carballo. Los materiales terminaron en un bosque de Bertoa. Según expone la sentencia, el empresario, que ya tenía antecedentes por un delito contra el medio ambiente, encomendó a una cuarta persona hacer lo mismo con otros bidones, que los trasladó a la parroquia de Sísamo

Estos restos provocaron vertidos a la capa freática, que obligaron al Concello de Carballo a invertir 13.500 euros para resolver el daño. El empresario negó los hechos en el juicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Envían a prisión a un constructor por verter productos tóxicos en un monte de Carballo