Ayudas de hasta 3.600 euros por tener hijos

Carmen G. Mariñas / A. A. A CORUÑA

ARANGA

Concellos de la provincia de A Coruña otorgan subvenciones por nacimientos o adopciones

26 ago 2019 . Actualizado a las 08:03 h.

El envejecimiento de la población es un problema ya a nivel mundial, y Galicia es una de las zonas más afectadas, con un descenso constante en el número de nacimientos. Por eso, son ya muchos los concellos que optan por tomar medidas para evitar que ya no se vean a niños y niñas jugando en los parques o llenando las aulas de los colegios.

Tener residencia habitual en el municipio o permanecer en el concello durante unos años son algunos de los requisitos más comunes que piden algunos municipios de la provincia de A Coruña para otorgar las ayudas por el nacimiento o la adopción de un hijo o hija. Estos son los más destacados:

Comarca de A Coruña

En las comarcas de la zona de A Coruña, Aranga es ya veterano en este tipo de subvenciones, ya que llevan cerca de diez años repartiendo unos mil euros por cada nacimiento o adopción.

Es en este concello donde Salomé Fernández y su marido decidieron criar a sus hijos. Ella lleva viviendo en el municipio desde siempre, pero su marido, de Curtis, se mudó por las facilidades que dan en Aranga para formar una familia. «También conocemos a gente que se vino por este motivo, sobre todo porque no todos los concellos dan estas subvenciones, ni una tan grande. Tampoco es que decidas tener un hijo por el dinero, pero es una ayuda y buena. Los que somos padres lo sabemos. Además, el Plan Concilia está muy bien para los que trabajamos. Sobre todo es beneficioso para los niños, así se relacionan con otros y tenemos un abanico muy amplio de actividades y cada año hay más pequeños apuntados».

Coirós fue otro de los pioneros. Desde el 2004 el municipio da entre 600 y 3.600 euros a quienes tengan un nuevo miembro en sus familias. Además, este concello tiene la particularidad de que los pagos los otorga a través de un vale para farmacias y tiendas de artículos para bebés, o abona la cantidad correspondiente después de presentar las facturas.

Estas son algunas de las medidas que utilizan para garantizar que los progenitores no escogen su municipio por la ayuda y se van después de recibirla. Otro requisito que tiene esta finalidad es que las familias mantengan su residencia habitual durante algunos años. Mesía también es un ejemplo de esto, ya que entre sus condiciones exige que los progenitores y el bebé sigan empadronados durante al menos dos años.

En Irixoa la solución por la que optaron es dividir la ayuda en varios pagos. En total, de los 1.500 euros que reparten por hijo o hija, el concello da una paga de 300 euros por año durante un lustro.

Además, hay concellos como Vilasantar, que acaba de presentar su programa y que repartirá una cantidad mayor de dinero si el bebé tiene una discapacidad igual o superior al 33 %. En este caso, la ayuda se duplica, pasando de los 500 euros a los mil.