As Mariñas y Oscos, un viaje de ida y vuelta tras 20 años

Representantes de la mancomunidad asturiana se trasladaron para conocer el funcionamiento de la Reserva da Biosfera coruñesa


Abegondo / la voz

Un viaje de ida y vuelta con cambio de papeles es lo que han realizado representantes de la comarca de As Mariñas y de la asturiana Oscos. Si hace 20 años fueron desde Abegondo, Cambre, Culleredo y Bergondo para aprender el funcionamiento de la mancomunidad asturiana, que serviría para crear aquí la asociación Terra das Mariñas, actualmente Mariñas-Betanzos, y del Consorcio As Mariñas, la enseñanza corrió ayer a la inversa, ya que alcaldes asturianos se desplazaron hasta As Mariñas para ver cómo funciona la Reserva de Biosfera As Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo, ya que pretenden reactivar su propia reserva para impulsar una marca propia.

La reunión se celebró en Abegondo y tuvo un guiño al primer encuentro: el exalcalde de Cambre Antonio Varela acudió también a la cita, al igual que el exalcalde de Taramundi, Eduardo Lastra, aunque no pudo asistir Julio Sacristán, el anterior regidor de Culleredo, como estaba previsto. La cita se llevó a cabo en gallego, lengua natural también de los municipios asturianos presentes en la reunión.

Por la parte de As Mariñas estuvieron presentes el vicepresidente, César Longo; el alcalde de Oza-Cesuras, Pablo González, el edil de Betanzos Andrés Hermida, el representante de la Mesa de Turismo José Soto, y el gerente de la Reserva, Jorge Blanco, mientras que de Asturias acudieron los alcaldes César Villabrille (Taramundi), César Álvarez (Vegadeo), Clemente Martínez (San Tirso de Abres) y Abel Lastra (Villanueva de Oscos). También acudieron representantes de la Reserva Río Eo, Oscos y Tierras de Burón.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

As Mariñas y Oscos, un viaje de ida y vuelta tras 20 años