«Poltergeist» en el pazo fantasma

Alfonso Andrade Lago
Alfonso Andrade CRÓNICAS CORUÑESAS

ABEGONDO

CESAR DELGADO

15 sep 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

En el inquietante castillo de Eilean Donan, Escocia, primera potencia mundial en fantasmas, tienen incluso uno español. Por páramos verdes, agua remansada y un denso manto de bruma vaga desde 1719 el espíritu de un soldado del regimiento de Felipe V (a saber qué se le perdió por aquellas latitudes) que atemoriza aún hoy a los nativos cuando pasea con su cabeza bajo el brazo.

En el baluarte de Moosham (Austria), añejo escenario de abominables ejecuciones, las almas en pena de mujeres asesinadas son ahora brujas, seres espectrales que -dicen las leyendas- compiten por el territorio con un pobre desgraciado que merodea por los bosques cercanos transformado en hombre lobo. Lo que recuerda inevitablemente a aquella extraordinaria transformación, documentada por Les Luthiers, del perro de un convento de carmelitas que en las noches de luna llena se convertía en hombre.

En fin, Abegondo no es Austria, y menos Escocia. Podríamos relatar que sus pazos están ateigados de espectros, que por ellos se pasea con kilt, medias altas y gaita escocesa el ánima de un gerifalte local que asusta a los paisanos con espantosos alaridos: «¡PXOM, PXOM!»... Pero Abegondo no es Escocia y no puede competir con almas en pena en castillos de oscuros secretos. Pero, eso sí, tiene un pazo fantasma rebosante de fenómenos paranormales que sería la envida de las Highlands.