Limiñón recuerda a Chicha, la nutria que se llevó Félix Rodríguez de la Fuente

En el aniversario del divulgador, una aldea de Abegondo rememora la vida con el animal que acabó en televisión


Abegondo / La Voz

«Poñiamos El hombre y la tierra a ver se aparecía a londra, e ata penso que unha vez... si, que era ela». Pocos vecinos de Abegondo, como Carmen Carro, se perdían el programa que dirigía Félix Rodríguez de la Fuente. Ahora, con motivo del 90.º aniversario del nacimiento del famoso divulgador, en este municipio - sobre todo en Limiñón-, recuerdan el paso de la nutria Chicha, que vivió cerca de un año en uno de esos bares que hacía también de tienda y vivienda, además de lugar de encuentro social en la zona. Hoy ya está cerrado, pero un gran nombre perdura en su fachada. Se llamaba Casa Fontes. ¿Cómo llegó la nutria a esta casa a principios de los años setenta? «Uns rapaces que pescaban no río Mero atopárona ferida -recuerda Antonio Otero, vecino de la casa-; leváronlla a un señor que non a quixo e meu pai quedou con ela». Y fue su padre quien la bautizó como Chicha. Desde entonces, la parroquia abegondesa se revolucionó por la simpatía y la alegra interacción del animal con los humanos. «Lembro unha noite que eu chegara tarde dun baile e vina xogar cun cesto de cebola, estragounas todas, pero como as lanzaba para recollelas coa cola, era un espectáculo», añade Otero.

Muchos clientes acudían con el ánimo de divertirse con la famosa nutria, pero no valía cualquier hora. «Sempre aparecía á noitiña, o día pasábao durmindo, e se querías vela tiñas que ir a última hora», apunta Carmen Carro. Precisamente su marido, Antonio Rocha, fue la persona que sirvió de trampolín para que Chicha se incorporase al elenco de Félix Rodríguez de la Fuente. Habló con Jesús Valles Moya, un coruñés que trataba a la entonces figura televisiva, e hizo la gestión. Coincidió que en Casa Fontes ya comenzaban a hartarse de las peligrosas fugas de Chicha, que podían meterles en un problema en forma de accidente de tráfico. Era muy simpática, sí, pero cada vez más difícil de dominar.

Carmen Carro asegura que el propio Félix Rodríguez de la Fuente tenía previsto viajar a Abegondo para recoger al animal. «Pero sufrira un accidente uns días antes e non puido vir». Así que un ayudante desembarcó un día en Casa Fontes con una gran jaula «con instrucións en moitos idiomas». 

La bocina del pescadero

Pusieron un cebo, pero Chicha se resistió tanto que los colaboradores casi pierden el avión de regreso a Madrid. «Cando a puxeron na baca do coche daba mágoa vela, agarrábase coma unha persoa». Así recuerdan a Chicha, la nutria que vinculó este pequeño rincón de Galicia con la memoria de Félix Rodríguez de la Fuente y a la que buscaban cada vez que comenzaba la sintonía de El hombre y la tierra, ocasión para siempre recordar las andanzas del animal. «Era moi lista, saía fóra cando oía a bucina do peixeiro...».

El cetrero Aurelio Pérez colaboró con el director de Córax

Segundo Ares, director del centro educativo de fauna salvaje Córax, en Paderne, nunca conoció en persona a Félix Rodríguez de la Fuente. «Yo era un niño cuando murió», dice. Pero el tiempo sí le permitiría colaborar con el soriano Aurelio Pérez, el cetrero que trabajó estrechamente con Félix. «Se llevó incluso de aquí temporalmente un águila real para rodar un reportaje con el entonces príncipe Felipe, y la rapaz aún vive y está en Navarra», explica Ares. Aurelio visitó la finca de Córax en 1996. «Destacó entonces el papel de gran comunicador de Félix».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Limiñón recuerda a Chicha, la nutria que se llevó Félix Rodríguez de la Fuente