Cruceiro de Vizoño, deje aquí su recuerdo

Desde hace un año los peregrinos depositan en él objetos de todo tipo: fotos, pañuelos... incluso un calzoncillo


Abegondo / La Voz

Aún falta mucho para que la parroquia de Vizoño celebre sus fiestas patronales, allá por finales de junio. Pero en este rincón de Abegondo ya elucubran qué van a hacer con el cruceiro de San Pedro. Porque desde hace aproximadamente un año esta cruz de piedra se ha convertido en un punto donde los peregrinos del Camino Inglés dejan algo de sí mismos. La acumulación de objetos es de lo más variopinta, y nadie se atreve a tocar nada, por el halo religioso del lugar y la presencia de numerosas fotografías de familiares ya desaparecidos de los peregrinos.

Bueno, algo sí se toca. «Hai xente que deixa cartos, pero ao día seguinte alí xa non están». Lo dice María Jesús, Chucha, una de las vecinas más cercanas a este punto del Camino convertido ahora en tótem. Ella asegura que la moda es muy reciente, pero raro es el peregrino que no se para a dejar un trozo de sí mismo.

El catálogo de objetos depositados junto al cruceiro admite numerosas clasificaciones. Por un lado, están los complementos propios de los caminantes, como los palos de apoyo, conchas, pañuelos, calcetines o zapatillas (ayer incluso asomaba un calzoncillo). Por otro lado, abundan objetos religiosos, como estampitas o rosarios, y fotografías, especialmente de personas queridas de los peregrinos y muchas ya fallecidas. También hay objetos de difícil clasificación: un silbato, un cepillo de dientes, un diario, dibujos infantiles protegidos de la lluvia dentro de una bolsa transparente y herméticamente cerrada, una cuchara, una carcasa de teléfono móvil, un paquete de tabaco (¿promesa de dejar de fumar?), tarjetas de visita... Y también una nota escrita en inglés de una joven que se toma la decoración del cruceiro con cierto escepticismo: «No entiendo esto pero, ¿por qué no?». Y todos los objetos aderezados con muchas piedras de todos los tamaños, una costumbre muy popular a lo largo de las rutas jacobeas.

Miguel, de Valencia

En la mañana del 19 de diciembre pasa ante esta cruz especial Miguel Llop, un peregrino de 52 años que ya ha realizado todas las rutas posibles del Camino en Galicia. Este funcionario del Ayuntamiento de Valencia asegura que es el primer cruceiro que se topa de esta guisa desde que salió de Ferrol el 16 de diciembre. «En el Camino Francés sí se ven muchas cruces improvisadas en las planicies por la muerte de peregrinos después de atravesar zonas más altas», relata Miguel, quien tiene programado llegar a Santiago el día 21.

Volviendo a la aldea de Vizoño, Chucha recuerda los tiempos en los que a su bar -cerrado hace cuatro años- llegaban peregrinos que portaban no solo las credenciales propias, sino que le pedían que sellara otras de personas que ya habían fallecido. «Eu son crente e respecto todo, pero aquilo nunca o cheguei a entender moi ben», explica.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cruceiro de Vizoño, deje aquí su recuerdo