El derrumbe de un muro que sostiene la N-VI obliga a desviar el tráfico en la rotonda de Iñás, en Oleiros

La Voz OLEIROS

A CORUÑA

CEDIDO

Desde la Xunta señalan que necesitarán tres semanas para reponer la pared caída por las lluvias junto a Jardiland. El tramo llevaba menos de un año abierto al tráfico

04 mar 2024 . Actualizado a las 11:56 h.

Parte de un muro que sostiene el nuevo tramo de la N-VI junto al enlace de la vía Ártabra se desplomó este fin de semana en las proximidades de una nave de Jardiland, un almacén que ya fue evacuado a tiempo después de presenciar el abombamiento del muro a causa de las lluvias de los últimos días. El chaparrón del viernes 1 de marzo le dio la puntilla definitiva y la pared acabó cediendo. La estructura aún no había cumplido un año desde su apertura al tráfico y forma parte de una infraestructura que costó 14 millones de euros.

Desde ese momento, se colocaron conos para evitar el carril derecho en sentido A Coruña, donde se encuentra el desplome, e incluso una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico se posicionó allí durante horas para evitar el paso de vehículos.

Desde la Consellería de Infraestruturas apuntan que para la reconstrucción del muro tendrá afectaciones en el tráfico para permitir trabajar con seguridad a los operarios, así como evitar sobresaltos a los conductores.

«Por isto, vai ser necesario restrinxir o tráfico no ramal de incorporación á N-VI procedente de vía Ártabra. Así, as persoas procedentes desde estrada incorporaranse en sentido Betanzos ata o primeiro cambio de sentido en Espírito Santo a 1,4 kilómetros, nunha configuración que xa estivo funcionando así durante a execución das obras», señalan fuentes de la Xunta. Los técnicos de la Axencia Galega de Infraestruturas calculan que necesitarán tres semanas para reconstruir el muro.

Añaden que ya habían detectado la deformación en este muro y llevaban un par de días trabajando en la zona, que se había acotado y señalizado para que los vehículos no pasasen muy próximos a este punto, «co fin de ofrecer as máximas garantías de seguridade na circulación».

Desde el Concello de Oleiros se mostraron muy críticos con este incidente en una obra reciente. «A faraónica obra de enlace da vía Ártabra coa Autopista do Atlántico, que non se da materializado, sufre derrubamentos na N-VI á altura da empresa de xardinería Jardiland», indicó el alcalde, Ángel García Seoane. «É incrible que unha obra que se acaba de facer se caia desta maneira. O de que na vía Ártabra todo é malo, xa non vale, é peor aínda. O señor Rueda vai ter que cambiar esta conselleira polo ben de Galicia», añadió.