Algo para recordar

Hugo Álvarez Domínguez A CORUÑA

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

Rotundo éxito del estreno en Galicia de «Il ritorno d'Ulisse in patria», de Claudio Monteverdi

28 nov 2023 . Actualizado a las 19:24 h.

Rotundo éxito del estreno en Galicia de Il ritorno d'Ulisse in patria, de Claudio Monteverdi dentro de la temporada de Amigos de la Ópera. Por la calidad de la interpretación y por el comportamiento de un público preparado para enfrentar novedades que vayan más allá de los títulos clásicos que se suelen ver aquí. El triunfo de este Ulisse (1640) demostró que el público está ansioso por ampliar repertorio.

Se ofreció una versión semiescénica desde una lectura muy orgánica. Hasta 14 solistas pusieron sus voces al servicio de una expresividad que mantuvo el ritmo y la tensión teatral con pocos elementos. Emiliano González Toro fue La fragilidad humana y Ulisse, con fraseo variado e instrumento siempre timbrado y poderoso; mientras que Fleur Barron planteó una Penélope noble y sensible, de voz cálida y aterciopelada, que destacó por la belleza  del timbre y un canto matizado. 

Encabezaron un elenco sin fisuras: de la sonora Minerva de Barath al descacharrante Iro de Bettini, pasando por el trío de pretendientes (Dahlin, Sancho y Brooymans) siempre empastados. Wilder fue un Telémaco cuya voz penetrante contrastó bien con la de su padre y la del Eumete de Scott. Le Saux mostró muy buenas maneras como Ericlea. Zambrano, Menu e Immler cumplieron. Ni el accidente de Mathilde Etienne (que se retiró tras lesionarse en la pausa, obligando a cortar una escena) lastró una fenomenal labor de equipo en la que todos los personajes derrocharon teatralidad.

El ensemble I Gemelli (preparado por González Toro) de sonido impecable, apostó por una versión colorista que jugó con variedad en el uso de la instrumentación y la rítmica, plena de sabor teatral y  seguridad apabullante.

Tras más de tres horas de función, el Colón acabó aclamando un bis. Se derribaron dos falsos mitos: que el barroco primitivo es árido (este fue fresco y variado) y que el público prefiere repertorio popular (este lo pasó bomba con Monteverdi). Es difícil lograr una función tan equilibrada y a favor de obra y servir mejor el Ulisse a día de hoy. De lo mejor que se ha visto en A Coruña en años.