Aena subasta chatarra y cable del aeropuerto coruñés por 1,4 millones

D. V. BETANZOS / LA VOZ

A CORUÑA

CESAR QUIAN

Las obras realizadas desde verano en Alvedro conllevaron la renovación de varias zonas de Alvedro

26 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Aena anunció este viernes que pone a la venta, mediante una subasta pública, un lote de chatarra con un precio de partida de 54.000 euros y otro de cable para el que estipula un coste de 1.400.000 euros. El plazo para la presentación de oferta comienza en quince días y se avanza que la apertura de ofertas se llevará a cabo en la sala de juntas del aeropuerto de A Coruña.

El material que se pone a la venta se presume que es el que se retiró durante las últimas obras de reforma del aeropuerto coruñés, que se llevaron a cabo el pasado verano, y supusieron, además del desmantelamiento del antiguo párking provisional, donde se instaló una planta de aglomerado para facilitar las obras, el asfaltado de la pista y la renovación de todo el sistema de balizamiento de los campos de vuelos y cambios en los sistemas eléctricos.

La falta de uso y de mantenimiento en el párking provisional de Alvedro generó imágenes como esta en el 2018, una década más tarde del inicio de su construcción, cuando la maleza campaba por el estacionamiento.

El párking provisional de Alvedro, la historia de un despilfarro doble

D. Vázquez

La situación de abandono de P3, como se denominó el párking provisional de Alvedro, selló su último capítulo esta semana con su desmantelamiento, para utilizar el solar para las obras de recrecido de la pista que se prevén ejecutar de manera inmediata. Este estacionamiento se había construido en el 2018, mientras se tiraba el anterior párking y se excavaba el actual, funcionó únicamente dos años y su escaso uso y utilización arrastró una polémica que aún perdura.

Su construcción iba incluida en el proyecto del nuevo párking, que se adjudicó en su día por 33,8 millones. Se había habilitado la ladera de la pista, saliendo de la rotonda hacia Alvedro para instalarlo, y se optó por poner buses lanzadera que trasladaban los viajeros en «cinco minutos» a la terminal, aunque la frecuencia del transporte también generó críticas y muchos viajeros optaban por tirar de sus maletas e ir a pie. A partir de ahí, no se logró rentabilizar.

Seguir leyendo