La revisión del Plan Director prepara al aeropuerto de A Coruña para alcanzar los 1,6 millones de pasajeros

A CORUÑA

Avión de Iberia despegando en el aeropuerto de Alvedro
Avión de Iberia despegando en el aeropuerto de Alvedro ÁNGEL MANSO

La ministra Raquel Sánchez indica que permitirá llegar a los 20.100 vuelos anuales

17 oct 2022 . Actualizado a las 11:43 h.

El Boletín Oficial del Estado publica este lunes la orden del Ministerio de Transportes, emitida en septiembre, con la que se da luz verde a la revisión del Plan Director del aeropuerto de Alvedro, en el que se recogen nuevas servidumbres y las isófonas que constituyen los mapas de ruido no estratégicos.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, que visita A Coruña coincidiendo con la publicación de esta orden, indicó que los cambios permitirán alcanzar el 1,6 millones de pasajeros y los 20.100 vuelos anuales en el aeródromo coruñés. En el año 2019, antes de la pandemia, pasaron por el aeropuerto coruñés 1,35 millones de viajeros y se registraron unas 17.200 operaciones.

Entre las obras que resaltó que permitirá este Plan Director está la construcción de la calle de rodadura, paralela a la pista, y una salida rápida asociada, así como la ampliación del edificio de la terminal de pasajero, la central eléctrica, la balsa de pruebas, el edificio de cocheras, la terminal de carga y el servicio de salvamento y extinción de incendios. «Aprovechado la máxima capacidad que pueda ofrecernos este aeropuerto», consideró. 

Desde el ministerio se precisó, en un comunicado, que «en el área de movimiento de aeronaves, las principales actuaciones propuestas consisten en la ejecución de una semi-calle de rodaje paralela a la pista que conecte la plataforma existente con la cabecera 03 y una salida rápida asociada a la pista 21. Asimismo, se propone una ampliación y remodelación de la plataforma actual y también, una nueva plataforma de aviación general, ejecutiva y de helicópteros al este de la pista de vuelo». También se especifica que «en el subsistema de actividades aeroportuarias se propone ampliar el edificio terminal de pasajeros y la central eléctrica y el traslado de varias instalaciones por razones operativas, de adecuación a normativa o por verse afectadas por alguna de las otras actuaciones que se plantean. Así, entre otras, se propone la reubicación de las instalaciones de combustibles, el Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios y su balsa de pruebas, el edificio de cocheras, la terminal de carga o la halconera». Asimismo, se propone trasladar al este de la pista de vuelo todas las instalaciones de aviación general, ejecutiva y de helicópteros existentes en la actualidad en el aeropuerto (hangares, oficinas...) y ejecutar nuevos hangares que permitan atender la demanda de este tipo de instalaciones y un edificio terminal exclusivo para atender este tipo de tráfico. El ministerio estima necesario ejecutar, además, un nuevo centro de emisores al este de las nuevas instalaciones de aviación general a ejecutar, la eliminación del NDB C y un nuevo tramo del vial perimetral de servicio.

«Con objeto de su adaptación a la normativa vigente y a las necesidades actuales y futuras de la demanda, garantizando un adecuado nivel de servicio, resulta imprescindible revisar el vigente Plan Director del aeropuerto de A Coruña», recoge el documento e indica que ello permitirá introducir modificaciones de carácter sustancial en el mismo y proceder a la delimitación de su nueva zona de servicio. En este sentido, la zona de servicio aumenta de las 10,86 hectáreas, que era lo que contemplaba la modificación aprobada en el año 2004, a las 131,31. Asimismo, se precisa que «108,59 hectáreas corresponden al Subsistema de Movimiento de Aeronaves, 18,93 hectáreas al Subsistema de Actividades Aeroportuarias y 3,79 hectáreas a la Zona de Reserva aeroportuaria».

«La revisión ha supuesto la modificación de algunas de las subzonas o ámbitos dentro de la zona de servicio, en concreto las denominadas zonas industriales, que pasan a denominarse zona de actividades complementarias o zona de apoyo a la aeronave» es uno de los cambios introducidos. El ministerio remarca que el plan director no tiene como función establecer la programación para las diversas actuaciones que se prevén, sino que estas estarán sometidas al Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) vigente en cada momento.

El documento también explica que el «Subsistema de Movimiento de Aeronaves contiene los espacios y superficies utilizados por las aeronaves en sus movimientos de aterrizaje, despegue y circulación en rodadura y estacionamiento. Está constituido por el campo de vuelos, la plataforma de estacionamiento de aeronaves y las instalaciones auxiliares, y comprende una superficie estimada de 108,59 hectáreas». En cuanto al campo de vuelos está integrado por una pista, de denominación 03-21, una calle de rodaje de acceso a la cabecera 03, dos calles de rodaje entre pista y plataforma, una calle de salida rápida y franja de seguridad. La plataforma de estacionamiento de aeronaves comerciales, que está situada al oeste del campo de vuelos, frente a la terminal de pasajeros, y la plataforma de aviación general y helicópteros, que se ubica al este de la pista de vuelo del aeropuerto. La plataforma de aeronaves comerciales dispone de nueve puestos de estacionamiento de uso simultáneo.

Como instalaciones auxiliares se incluyen los viales interiores y estacionamiento de vehículos de servicio, los puestos de carga y las instalaciones para equipos de servicio, así como las áreas de acceso restringido que establecen el contacto entre este

Mientras que el «Subsistema de Actividades Aeroportuarias contiene las infraestructuras, instalaciones y edificaciones que completan, dentro del ámbito aeroportuario, el proceso de intercambio modal entre el transporte aéreo y el sistema terrestre, garantizando su eficacia funcional y calidad de servicio. Tiene una superficie estimada de 18,93 hectáreas» y se especifica que la zona de pasajeros es de 4,56 hectáreas, mientras que la zona de atención y mantenimiento de las aeronaves es de 0,34 hectáreas y la zona de servicios destinada a la atención y gestión técnica del aeropuerto, entre los que se encuentran el bloque técnico, la torre de control, el servicio de salvamento y extinción de incendios, así como las instalaciones radioeléctricas tiene una superficie de 3,26 hectáreas.

La zona de carga, destinada al transporte aéreo de mercancías, es de 0,51 hectáreas, mientras que la zona de aviación general con instalaciones, edificaciones y servicios destinados a actividades relacionadas con el transporte aéreo en aeronaves no comerciales, aerotaxis y aviación privada y deportiva, ocupa 2,23 hectáreas.

Dentro de la relación de los elementos de Alvedro también recoge la zona de abastecimiento energético, de 2,07 hectáreas, y la zona de actividades complementarias, de 5,96 hectáreas. También cuenta con una zona de reserva aeroportuaria, para posibilitar el desarrollo de nuevas instalaciones y servicios aeroportuarios, así como ampliaciones, que es de 3,79 hectáreas.

El ministerio describe a Alvedro como un aeropuerto que «no ha experimentado grandes variaciones. El tráfico de pasajeros es casi en su totalidad comercial, con porcentajes superiores al 98 %, mientras que en el caso de las aeronaves está más repartido y el tráfico comercial representa un porcentaje cercano al 68 %».

«En lo que respecta al tráfico de aeronaves, el tráfico comercial es mayoritario en el aeropuerto, siendo los principales destinos Madrid y Barcelona», remarca y especifica que «en el conjunto de la flota comercial, predominan las aeronaves tipo C, siendo el A-320 el principal modelo de aeronave en los últimos años».

También se indica que Alvedro dispone de una pista, 03-21, de 2.188 por 45 metros, con dos calles de salida perpendiculares a pista que conectan esta con las dos partes en las que se divide la plataforma de estacionamiento de aeronaves, que cuenta con 17 puestos. La plataforma está formada por la rampa 0, que es la parte más antigua y se encuentra frente a la fachada lado aire del edificio terminal; y la rampa 1, que se sitúa frente a la fachada sur del terminal.

En cuanto la terminal, es un construcción de tres plantas. En el sótano se encuentran almacenes y áreas técnicas, y cuenta con 12 mostradores de facturación (uno de ellos de equipajes especiales), dos controles de seguridad, cuatro controles de pasaportes para llegadas y para salidas, seis puertas de embarque (cuatro en remoto y dos asistidas) y tres hipódromos de recogida de equipajes, dos de ellos para pasajeros nacionales y uno para internacionales.

En su día, este proyecto había recibido un millar de reclamaciones por parte de los vecinos ante la ampliación de la pista de rodadura o el cambio de ubicación de los hangares de vuelos no comerciales. 

El Ayuntamiento de Culleredo pedirá a Transportes respetar los derechos vecinales ante el Plan Director de Alvedro

la voz

El Ayuntamiento de Culleredo se dirigirá al ministro de Transportes, José Luis Ábalos Meco, para exponerle su planteamiento de defensa de los intereses vecinales ante la revisión del Plan Director del Aeropuerto de Alvedro. El objetivo del alcalde, José Ramón Rioboo, es mostrarle a Ábalos, que las peticiones de la ciudadanía son lógicas en busca de minimizar la afección del aeródromo en su calidad de vida, pero a la vez permitiendo su desarrollo y funcionamiento.

El gobierno local señala que siempre ha obrado con lealtad institucional, con la firme creencia de que «es compatible la convivencia pacífica entre el aeropuerto, como infraestructura necesaria para el desarrollo del área, y los vecinos», sostiene Rioboo. Pero advierte de que esta comprensión tiene un límite: el del respeto a los derechos patrimoniales de los habitantes, así como el de la salud de las personas. «La eficacia y la eficiencia de esta infraestructura no puede ir en detrimento de la calidad de vida de las personas», puntualiza. Con esta acción, el ejecutivo municipal busca la vía del diálogo institucional para poder adoptar medidas que favorezcan esa conjugación entre las acciones del Plan Director y resarcir a los vecinos por las afecciones que padecen. 

Seguir leyendo