La Guardia Civil detiene a dos personas en un registro antidroga en un bajo de Meicende, en Arteixo

Fernando Molezún / Caterina Devesa A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

El inmueble fue adquirido por las personas que habitaban en las casas de San José, que durante años fue un supermercado de la droga en A Coruña

09 may 2022 . Actualizado a las 18:38 h.

Los vecinos de Meicende (Arteixo) se vieron sorprendidos ayer por la llegada de al menos una decena de vehículos de la Guardia Civil, que desde antes de las diez de la mañana montaron un amplio dispositivo en la calle Touriñana. Los agentes, sobre una veintena, acudieron a la vía para registrar un bajo situado en el número 33, en el que habitan personas que antes ocupaban las viviendas de San José, que fueron demolidas por el Ayuntamiento de A Coruña el pasado mes de enero con el fin de acabar con el mayor punto de venta de estupefacientes de la ciudad.

Según varios residentes en la zona, los desalojados del antiguo supermercado de la droga de A Coruña adquirieron el bajo registrado antes de que se llevase a cabo el derribo de las casas abandonadas. «No sé si fue peor el remedio que la enfermedad, porque antes estaban allí aislados, pero ahora están en medio de Meicende, en donde vive mucha gente. Todos los días hay un trajín de personas, por lo que hay muchos coches aparcados en las esquinas. Ellos no se meten con nadie, pero no es agradable este ambiente y mucha gente tiene miedo», señaló una vecina que prefirió no revelar su identidad. «A veces pasa por aquí la policía para controlar, pero nunca vimos tantos agentes como en esta ocasión», comentó otro vecino.

El amplio despliegue de la Guardia Civil llamó la atención de los residentes en la zona y fueron muchos los que observaron desde sus ventanas el operativo, mientras que otros se acercaron a la vía para tratar de averiguar el motivo de la presencia de tantas patrullas de la Guardia Civil. «Yo vivo en ese edificio, en el 33, y me asusté. Pensé que había muerto alguien al ver tantos coches de policía. No sé a qué se dedica esa gente porque yo ando a lo mío y ellos a lo suyo», apuntó un vecino.