Dos sindicalistas, condenados a prisión por el ataque a la sede de UGT en A Coruña en el 2011

La Voz A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

CESAR QUIAN

El asalto se produjo en medio de un conflicto entre la empresa adjudicataria del servicio de recogida de basura y el sindicato STL

04 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El Juzgado de lo Penal número 1 de A Coruña condenó a F. J. R. C. y a C. G. G. a nueve meses de prisión y al pago de multas que suman 2.400 euros por el asalto que se produjo en el año 2011 a la sede de UGT en A Coruña, en medio de un conflicto por la basura. El tribunal condena a estas dos personas, trabajadoras de la empresa Cespa, que en su día era la adjudicataria del servicio municipal, y miembros del sindicato STL, por los delitos de obstrucción a la justicia y de daños, así como por una falta de malos tratos contra Luis Manuel Baneira, que en aquel momento era secretario de la Federación de Servicios Públicos del sindicato UGT.

El magistrado considera probado que sobre las diez de la mañana del 5 de mayo del 2011, un grupo numeroso de personas, entre las que se hallaban los acusados, entraron la sede de UGT, e irrumpieron violentamente en el despacho de Luis Baneira, le arrojaron bolsas de basura con las que lo golpearon en la cabeza y esparcieron por el lugar líquidos que, debidamente analizados, «contenían ácido acético, hidróxido amónico e hipoclorito sódico, (vinagre, lejía y amoníaco), con el consiguiente riesgo para la salud del agredido». Cree que ambos acusados, junto con sus acompañantes, siguieron arrojando basura por diversas zonas del inmueble mientras proferían insultos contra Baneira, como «traidor, vendido» o «esto es por lo de Cespa, nos has vendido». Baneira tuvo que ser atendido en el Sergas por la inhalación de las sustancias tóxicas y el afectado presentó denuncia. Según argumenta el tribunal, la actuación se produjo «como represalia» contra Baneira por haber impugnado un convenio colectivo del sector.

Aunque los condenados pueden presentar recurso de apelación, el tribunal les impone una indemnización conjunta de 600 euros por el daño moral a Baneira, el pago al Sergas del coste de la atención médica y de 1.026 euros a UGT por los desperfectos ocasionados en su sede.