Malestar entre los hosteleros de A Coruña por la prohibición de celebrar cotillones: «Nos obliga a cancelar la noche de Fin de Año con pérdidas de 12.000 euros»

Caterina Devesa REDACCIÓN / LA VOZ

A CORUÑA

Rubén y Diego Núñez, propietarios de Boketé Catering, en el desmontaje del evento previsto para Fin de Año en Palexco
Rubén y Diego Núñez, propietarios de Boketé Catering, en el desmontaje del evento previsto para Fin de Año en Palexco

La empresa Boketé Catering anunció a primera hora de este jueves la anulación del evento, la misma decisión que toman desde el restaurante Balcobo

01 dic 2021 . Actualizado a las 05:05 h.

«Estamos enfadados, indignados, dolidos, nos sentimos ninguneados, olvidados y, sobre todo, sorprendidos ante la publicación del DOG», explican desde Boketé Catering, empresa que gestiona espacios como Palexco, en donde para Nochevieja estaba prevista la celebración de una cena con cotillón para un centenar de personas. Sin embargo, el documento de la Xunta prohíbe su celebración, algo con lo que los hosteleros no contaban. «Desde nuestro sector se clamaba por la publicación de una postura firme por parte de las autoridades desde hace semanas. Esa tan deseada toma de decisiones llega por fin el martes día 28 cuando dicen que podemos organizar los eventos, pero limitando nuestros horario a la una de la mañana. Al día siguiente, el 29, deciden que el ocio nocturno puede abrir hasta las tres. Nuestros clientes, con toda la paciencia del mundo, aunque con algunas cancelaciones, mayoritariamente deciden seguir adelante, por lo tanto nosotros seguimos con nuestros trabajos: producción de la comida, contratación de personal extra, pedidos de floristería, imprenta, montajes de los salones, contratación de otros proveedores… Adaptándonos siempre a las recomendaciones, pero hoy, sin ir más lejos, día 30 de diciembre, nos despertamos con la sorpresa de que la publicación del DOG contempla letra pequeña para nosotros: Se puede abrir de forma ordinaria, pero no se pueden organizar ningún tipo de evento relacionado con las celebraciones de Fin de Año, prohibiendo expresamente las cenas y cotillones». Por eso, la empresa indica que no pueden tomar otra decisión que no sea la cancelación de todos los eventos «con sus consecuencias que, por supuesto y como siempre, asumimos nosotros».

La compañía de cátering trabajaba hasta esta mañana en la organización de una cena con cotillón en el espacio Sotavento. «Organizamos una noche que tuvo una gran acogida entre los clientes, superando los 100 inscritos hasta hace dos días»,  apuntan desde la empresa.

La imposibilidad de celebrar la fiesta posterior a la cena también pilla de sorpresa a Javier Cedeira, del restaurante Balcobo, que igualmente había decidido seguir adelante con la programación. «Teníamos ya mercancía comprada y, aunque algunos clientes cancelaran y teníamos solo el 50 % del aforo, nos daba rabia dejar a otros colgados a dos días de Fin de Año». Sin embargo, con el DOG en la mano «no nos queda otra que anular», apunta el hostelero, que muestra su resignación porque «las restricciones siempre son de un día para otro».