Alberto Miguélez: «Por más que algunos contratenores quieran, no son castrados»

m. CARNEIRO A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

El cantante coruñés, especializado en música antigua y barroca, vuelve a su ciudad con la ópera «Parténope», dirigida por William Christie, en el marco de la Programación Lírica

01 oct 2021 . Actualizado a las 12:17 h.

Alberto Miguélez Rouco (A Coruña, 1994) contesta al teléfono desde París horas antes de cantar en la Philharmonie el rol de Armindo de la ópera de Haendel Parténope, que mañana llega a la Programación Lírica con dirección musical de William Christie y dirección escénica de Sophie Daneman. El regreso del contratenor coincide con la publicación de un cedé de cantatas de José de Nebra y Francisco Corselli que canta como solista junto a la orquesta que fundó hace dos años en Basilea, la ciudad a la que se trasladó desde A Coruña en el 2012 para continuar su formación y donde sigue viviendo.

-¿Qué significado tiene esta ópera que le trae de vuelta a casa en su trayectoria?

-Volver es un placer enorme. Va a ser muy emocionante que la mitad del teatro sean familiares y amigos. Esta ópera va a ser un punto de inflexión en mi carrera, porque es la apertura al mundo. Terminar la formación y tener la oportunidad de hacer tantos conciertos y en sitios tan importantes con William Christie es un verdadero lujo.

-Vienen sin gran parafernalia escénica, ¿cómo aflora el actor?

-Tener un decorado o un vestuario más opulento ayuda, pero también es muy interesante ser nosotros los responsables de contar la historia y que dependa solo de nosotros que el público lo entienda. Ayer hicimos una master class en la Philharmonie en la que cada uno tenía que interpretar las arias como en un concierto, y fue muy interesante ver la energía que nos habían dado las funciones. Todo el subtexto que creas en la escena está ahí y da muchísima capacidad de expresión.