Vecinos de Os Mallos, en A Coruña, contra los okupas: «Atiendo a puerta cerrada porque tengo miedo de que me atraquen»

Lucía Cancela A CORUÑA

A CORUÑA

ANGEL MANSO

La plataforma volverá a convocar una concentración por la inseguridad en el barrio

21 sep 2021 . Actualizado a las 16:44 h.

Un movimiento social, apolítico y vecinal fue capaz de reunir a más de 600 personas el pasado sábado en las calles de A Coruña. La sensación de inseguridad condiciona la vida de los residentes de Os Mallos. «Estamos hartos», dicen todos. Hartos de las okupaciones, del incremento de la delincuencia en la calle. Hartos de los intentos de hurto. Y hartos de que lleguen las seis de la tarde «y tengamos miedo de salir a la calle».

El hastío hizo que la protesta convocada para el pasado fin de semana por la Plataforma Veciñas Os Mallos fuese «masiva»: «Calculábamos que podrían participar entre 300 y 400 personas», cuenta su portavoz, Alberto Pastoriza, «pero según la Policía Local fueron 650». La marcha comenzó en el parque de Vioño. Después pasó por la avenida de Arteixo, con la ronda de Outeiro. Cortaron un carril de la gran vía coruñesa. Se pararon en la plaza Padre José Rubinos y en el 135 de la ronda. En ambos puntos hay pisos okupados y precisamente, por ello, la plataforma leyó un manifiesto bajo las ventanas de uno de ellos. Alberto estima que, al final de la protesta, la cifra de participantes rondaría los 1.500: «La gente nos veía por la ventana y se iba uniendo», detalla.

«Fue un éxito total», resume el portavoz. «Los vecinos están con nosotros. El domingo nos mandaron mensajes felicitándonos por nuestra labor». Debido al apoyo, desde la plataforma valoran convocar una nueva concentración, sin ponerle fecha todavía: «Estamos pendientes de hacer otra a corto plazo». Alberto Pastoriza detalla que la inseguridad y la delincuencia no se están solventando. Especialmente, lo sufren el colectivo de personas mayores y los niños: «El otro día, en la plaza del colegio de San Vicente se estaban pinchando. De por sí es una imagen penosa. Cuanto más, si hay niños». Eso sí, el portavoz de la plataforma destaca el espíritu vecinal: «Somos un barrio unido y fuerte».