El «acqua alta» de Venecia, en el sótano de esta cafetería de A Coruña

Mila Méndez Otero
mila méndez A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

El subterráneo está bajo el nivel del mar y no es el único en la zona del relleno de la Marina

17 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En los sótanos del Café Cantante hay tres bombas, pero no se asusten, su misión no es la de causar ninguna explosión, sino la de evitar un pequeño desastre. El subterráneo de esta cafetería ubicada en uno de los bajos porticados de las Casas de Paredes está bajo el nivel del mar. El océano que se filtra por los cimientos parece tan lejano desde la terraza que es fácil olvidar que la gran explanada de la Marina se levanta sobre un terreno ganado al Atlántico.

«La madre de una clienta, que tiene cerca de cien años, sigue llamando a esta parte de A Coruña ‘‘el relleno’’», cuenta Gemma García, la hostelera que está al frente del establecimiento desde el 2011. Junto a su marido, Fito, en este tiempo no solo han realizado funciones de camareros, «también de fontaneros», bromea Fito. Si el local no está lleno de gente se puede percibir una ligera vibración. Es casi imperceptible. Son las bombas, señal de que la marea está subiendo.

Para ver sus efectos hay que bajar al subsuelo. En el almacén, todos los productos (botellas y latas de bebida) están en alto, sobre los estantes. También el deshumidificador y los aparatos eléctricos. Y las katiuskas. «Aquí tenemos tres bombas, por si falla alguna. Están funcionando todo el día. Su función es achicar el agua del mar, que entra todo el rato y va llenando el aliviadero -explica Fito mientras levanta la tapa del suelo que descubre el chorro de agua-. Cuando llega a un tope, como una cisterna, suben el agua y la derivan a la red del alcantarillado».