El éxito de los Presco en A Coruña: «He venido a tiro fijo y ya he gastado los 60 euros del bono de Cultura»

Elena Silveira
Elena Silveira A CORUÑA

A CORUÑA

EDUARDO PÉREZ

Colas de espera en los comercios para canjear los tiques de descuento

16 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Poco después de las nueve de la mañana, Raquel Echevarría Otero ya estaba en la librería Azeta, en la plaza de la Cubela, con el móvil en la mano. Antes de salir de casa se descargó a través de la web presco.coruna.gal los bonos Presco, que le permiten obtener descuentos de hasta 135 euros por persona en los comercios de la ciudad que están adheridos a este plan municipal. «Xa gastei os da Xunta, e agora con estes bonos do Concello comprarei parte do material escolar que falta e libros de lectura para os nenos, que están en quinto de Infantil e primeiro de Primaria», explicaba Raquel.

Elena Silveira

Media hora más tarde, comenzaba a formarse cola a la entrada de la librería y, prácticamente todos los clientes también llegaban con la intención de obtener su descuento. María Alvarado Pozuelo, que tiene un hijo en sexto de Primara, usará los Presco para comprar «libros de lectura, de escritura, material... y algún otro libro que después escoja mi hijo, de los que a él le gustan y no solo los que le pidan en el colegio».

También se formaron colas de más de veinte personas en la librería especializada en cómics Metrópolis, frente al parque Europa. De hecho, antes de que abrieran sus puertas, a las once de la mañana, ya había gente esperando para ser los primeros en entrar. «Teniendo el cuenta que en la pasada edición agotamos las ayudas en un día y medio, seguramente esta vez pasará lo mismo. En nuestro caso, no son compras casuales, porque la gente que viene tiene una lista ya hecha con lo que quiere llevarse», explican Nuria Rey y Samantha Ramos, responsables de este local. De hecho, ante la previsible avalancha de clientes, hicieron pedidos extra para tener suficiente stock. «Se vende mucho Marvel, cómics para niños o para completar colecciones. Y usando los Presco, a la gente le duele menos en el bolsillo hacer estas compras», explican. Uno de los primeros clientes en canjear los bonos de Cultura en Metrópolis fue Xosé Aldániz: «Yo he venido a tiro fijo, a por cómics y manuales de juegos de rol, principalmente. El Presco es una ayuda estupenda y ya me he gastado los 60 euros del bono de Cultura», explicaba guardando su tarjeta de crédito. Otros clientes comentaban que no se arriesgaban a esperar, «por si después no hay lo que quiero o se agotan los descuentos», como pasó en algunos comercios en la pasada edición.