Nueva vida para Paloma, una perra de caza abandonada

Melissa Orozco / A. A ARTEIXO / LA VOZ

A CORUÑA

Isabel Álvarez, junto con Paloma, después del rescate.
Isabel Álvarez, junto con Paloma, después del rescate.

El complejo operativo orquestado por una protectora permite rescatar en el monte a un animal desahuciado por su dueño

07 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El curso de la vida de Paloma cambió para comenzar a confiar de nuevo en los humanos. Es una perra de dos años, cruce de beagle y grifón, que estuvo perdida entre los bosques de Arteixo y Caión desde diciembre del 2020. El animal pertenecía a un cazador de Arteixo que decidió regalársela a uno de sus colegas para la caza de conejos. Los dos acordaron que Paloma quedaría a nombre de su nuevo dueño. La perra se escapó en dos jornadas de caza y el nuevo propietario no la consideró apta para la actividad, por lo que tras una tercera huida decidió que ya no la buscaría. Paloma deambuló por los bosques hasta que su anterior dueño se enteró por una publicación en Facebook de que su perra estaba perdida.

Entonces se dirigió a su colega para preguntarle por el can. El hombre le devolvió el pasaporte del animal y le advirtió que no ayudaría en la búsqueda y que declinaba la responsabilidad de los daños que pudiese causar. El propietario inicial decidió comunicarse con Isabel Álvarez, presidenta de Marea Felina, para buscar a Paloma.

La protectora habló con el colega del cazador, quien le confirmó que no intentó recuperar a la perra a pesar de la posibilidad de que muriese, víctima de prácticas prohibidas en el monte como colocar carne con púas o estricnina, a fin de reducir la población de depredadores. Reconoció además que en su última jornada de caza intentó encontrar a Paloma para matarla de un disparo. También amenazó a Isabel y al dueño de la perra con impedir el rescate y les dijo que convencería a todos los vecinos de Caión para entorpecer los intentos de dar con ella.