Un peluquero de Peruleiro, en A Coruña, evita un robo en una furgoneta: «Le cerré la puerta y no le dejé salir. Grité que llamasen a la Policía»

la voz A CORUÑA

A CORUÑA

Los dos asaltantes son okupas de la zona, según afirman varios testigos que presenciaron el incidente

30 jul 2021 . Actualizado a las 19:39 h.

Un peluquero logra retener a un ladrón que había entrado a robar en una furgoneta aparcada en la intersección de la avenida de Peruleiro con el camino del Pinar. Ocurrió a las 18.45 horas de este viernes, y se trata «de uno de los okupas de la zona», dijeron los testigos. El arrestado, de origen magrebí, venía por la acera charlando con otro joven, también okupa.

El peluquero, que ya les conoce no les sacó la vista de encima, «porque venía un señor mayor hablando por el móvil y creí que lo iban asaltar». Pero no le hicieron nada al anciano, «sí comenzaron a manipular las manillas de las cerraduras de los coches. Y abrieron la furgoneta porque la conductora la había dejado abierta ya que estaba enfrente en un establecimiento». Uno de los okupas se metió dentro y el peluquero corrió hacia el vehículo: «Le cerré la puerta y no le dejé salir. Grité que llamasen a la Policía y a los pocos minutos ya estaba aquí una patrulla del 091 y lo arrestó», contó este empresario. Sobre el otro okupa, escapó y se encerró en el inmueble que tienen allanado. Los agentes intentaron detenerlo, «pero al parecer ni la policía puede entrar en los edificios ocupados», indicaron con indignación un buen número de testigos y viandantes que había en la zona. El detenido fue trasladado a Lonzas.

Una vecina de Peruleiro sobre la inseguridad en este barrio de A Coruña: «Estamos con medo»

Amara Fontao / C. A.

«Non se trata xa só de pelexas ou de roubar móbiles, houbo un intento de violación e estamos con medo», explica Silvia Mourelle, vecina de Peruleiro. La mujer de 55 años que el pasado 30 de junio fue agarrada por un hombre encapuchado hasta que el dueño de un bar de la zona escuchó los gritos e intercedió, presentó una denuncia que se suma a las quejas vecinales por la situación de inseguridad que están viviendo.

Además de llamadas a la policía por peleas y robos menores, Silvia Mourelle relata un ambiente en el que especialmente las mujeres tienen que soportar intimidaciones por la calle. El foco del conflicto parece estar en los habitantes de varias viviendas okupadas en la zona, según explica la presidenta de la Asociación de Vecinos Peruleiro Mariñeiros.

Seguir leyendo