Asaltan a dos hombres de 82 y 90 años en cuestión de dos horas

alberto mahía A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

Vecinos del Ventorrillo y del Agra alertan sobre una ola de robos a personas mayores, una de ellas caminaba con andador

07 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay miedo en O Ventorrillo y en el Agra do Orzán. Miedo a ser asaltados por jóvenes a los que no les tiembla el pulso a la hora de emplear la violencia. Sobre todo contra personas de avanzada edad. El viernes de la semana pasada, en cuestión de dos horas, un hombre de 82 años y otro de 90 fueron atacados. Tres días antes, la víctima fue una mujer que caminaba con su hija de dos años. Desde la asociación vecinal de O Ventorrillo se dice que nunca el barrio vivió épocas tan inseguras como esta. Por eso solicitaron una reunión con los responsables de Seguridad Ciudadana para tratar el asunto y que se pongan todos los medios «para combatir esta lacra». Porque no es que haya robos, es que la violencia empleada es «muy preocupante». Y si no ha habido una desgracia hasta ahora, «ha sido por suerte».

Se refieren principalmente a lo sucedido el viernes pasado, a las 20.30 horas, frente al centro comercial del Ventorrillo. Un hombre de 82 años caminaba por la acera cuando dos jóvenes le atacaron por la espalda. Uno de ellos le agarró por el cuello y empleó tanta fuerza, que la víctima cayó inconsciente. Le robaron la cartera y el móvil. Pudo ser peor si no fuera por la aparición de unos viandantes, que al ver el asalto gritaron y corrieron a socorrer al hombre. «Si continuasen apretándole el cuello unos segundos más, estaríamos hablando de un crimen», cuentan desde la asociación vecinal.

Dos horas antes, en la calle Barcelona, un hombre de 90 años que caminaba con la ayuda de un andador se vio sorprendido por otro joven. El asaltante lo arrinconó contra un edificio, le metió la mano en el bolsillo y le robó la cartera. Una mujer que lo vio todo comenzó a gritarle al joven, a reprocharle cómo tenía la poca humanidad de robar a una persona tan mayor y con problemas de movilidad. A ella se unieron otras personas. Una de ellas corrió tras el individuo y le dio alcance. Consiguió tirarlo al suelo y sujetarlo hasta la llegada de la policía. Pero segundos antes de que apareciese una patrulla, el atracador se zafó y huyó. Por el camino se le cayó la cartera de la víctima, por lo que fue recuperada.