El San Xoán bate récord histórico en A Coruña con más de 500 solicitudes para montar parrilladas

alberto mahía A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

Carnicerías, pescaderías y la hostelería harán «su agosto» ante el cierre de las playas, en el segundo año de limitaciones por la pandemia. ¿Qué se puede hacer y qué no se puede para celebrar la fiesta?

22 jun 2021 . Actualizado a las 22:19 h.

El San Xoán lleva tres años siendo terco como una mula. En el 2019 se pensaba que sería la fiesta más celebrada de la historia. La noche coincidía con el partido que podría devolver al Dépor a Primera y todo estaba listo para esperar que el equipo llegase de Mallorca y que recorriese la ciudad entre el humo de las hogueras, las bengalas y el ondear de las banderas. Pero pasó lo que pasó y a una gran mayoría ya no le entraban las sardinas o encontraban espinas hasta en los criollos.

Entonces se pensó que en el 2020 todo se resarciría. Pero tampoco. Llegó la pandemia y obligó a hacer un San Xoán light. Se pensó que en un año todo el mundo estaría vacunado, pero el covid ganó en terquedad al apetito de una buena jarana y tampoco esta vez habrá hogueras, ni se amanecerá en las playas. Pero no todo iba a ser malo. La ciudad se adaptó a lo que hay y aunque el San Xoán no será como todo el mundo desearía, hay brotes verdes. Uno, el de la hostelería. «Necesitábamos un día como este. Con las limitaciones de aforo, tengo todas las mesas llenas. Dentro y fuera», cuenta Carlos Boquete, de Churrasquería Boquete. También a los que sirven el género se les vació la nevera. La carnicería Galecia, en Gregorio Tovar, lleva una semana vendiendo carne a bares y restaurantes. «El número de pedidos ha sido increíble. Como nunca hasta ahora», dice el propietario. Contra el vacío de las playas está el lleno de las cajas en la hostelería. Aunque solo sea hasta la una de la madrugada.

Las restricciones, que afectan a la prohibición de hacer hogueras salvo en fincas privadas y al uso de las playas para la fiesta, así como las recomendaciones de distancia social, uso de mascarilla y evitar las grandes aglomeraciones, son comunes a todos los concellos de la comarca. 

Con todo el «sentidiño» del mundo, como piden la lógica y las autoridades, el San Xoán se celebrará. ¿Cómo? 

Las playas

A las 21.00 horas empiezan a vaciarlas y a las 23.00 ya no podrá haber nadie. Aunque hoy no será un día caluroso que anime a tomar el sol, los ciudadanos podrán disfrutar de las playas. A las 21.00 horas, la policía y miembros de una empresa de seguridad anunciarán por megafonía que llegó la hora de ir pensando en abandonar el arenal. A las 23.00 horas ya no podrá haber nadie. Guardas jurados cerrarán todos los accesos a los arenales de la ciudad.

Parrilladas

El Ayuntamiento recibió 500 solicitudes para churrascadas y sardiñadas en la calle. Nunca se llegó a ese número. Ante la imposibilidad de celebrar la fiesta en las playas, los ciudadanos se han echado al bar o al restaurante. Más del 90 % de las solicitudes para instalar una parrilla vinieron de la hostelería. El Ayuntamiento, eso sí, puso unas condiciones. Es necesario que los interesados presenten una declaración responsable por escrito, manifestando que van a cumplir los requisitos para desarrollar la actividad. Deberán identificarse dos personas mayores de edad con sus datos personales y el contacto.

La declaración podrá presentarse a través de la sede electrónica municipal o en los registros, con cita previa. Eso también va para los grupos de amigos, asociaciones o entidades que pretendan montar una sardiñada en un parque, como en Los Rosales o en el barrio de las Flores. Donde no estarán permitidas las sardiñadas ni churrascadas será en zonas forestales o bajo el arbolado de parques y jardines. Tampoco en el trazado del Oleoducto o el parque de Bens, monte de San Pedro, jardines de Méndez Núñez, de San Carlos, Bárbaras y tampoco en el entorno de la torre de Hércules, incluida la zona de As Lapas. 

La hostelería

Cierre a las 1.00 horas, y con un aforo del 75 % en la terraza y un 50 % en el interior. San Xoán no resta ni un ápice a las restricciones en la hostelería. Es decir, que los bares o restaurantes tendrán que bajar la verja a la una de la madrugada. En cuanto al número de clientes, será del 75 % en los locales con espacios al aire libre y hasta el 50 % en el interior. Desde la asociación que reúne a este colectivo se cree que este año habrá más locales que nunca ofreciendo a sus clientes sardinas o churrasco. Porque a esos cerca de 500 hosteleros que pidieron permiso para poner una parrilla en la calle, se unen los que preparan los productos en la cocina, que son la mayoría. Además, este colectivo incidió mucho en la seguridad y en las normas que se han de cumplir, recordando a sus asociados que todavía no se salió de la pandemia. «Volveremos a demostrar que no fuimos ni somos los culpables de los contagios que hubo», recuerda Adrián Montes, del bar El Alma, en Monte Alto.

 Las hogueras

Totalmente prohibidas salvo en las fincas particulares. El Ayuntamiento, tal y como hizo el año pasado, prohibió las hogueras. No solo en las playas, sino también en el resto de las zonas públicas. Donde sí estarán permitidas, siempre con todas las medidas de seguridad, es en las fincas particulares.