Los «sanjuaneros» de toda la vida tiran del freno y apuestan por la prudencia

a. mahía A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

Asociaciones de vecinos, entidades y hosteleros asumen que este año tampoco se podrá disfrutar de la fiesta en su plenitud y preparan un San Xoán «light»

21 jun 2021 . Actualizado a las 16:45 h.

Los amantes del San Xoán, los que están detrás de la parrilla o delante, lo celebrarán este año con una mano atada a la espalda. Aunque la situación epidemiológica haya mejorado, aún no están las cosas para excesos. Solo arderá la leña de la prudencia. Y aunque habrá fiesta, con sus churrascadas, sus pasacalles y sin hora para volver a casa, las asociaciones de vecinos, agrupaciones de cualquier tipo o los hosteleros que hicieron de esta fecha una Fiesta de Interés Turístico Internacional, esta vez tiran de aplomo o discreción.

Hay hosteleros que mantienen en secreto que en la noche de San Xoán repartirán sardinas entre sus clientes porque dicen tener miedo de que la cosa se les vaya de las manos. Como Manuel, propietario de un bar del Agra y que cuando se le pregunta si tiene algo pensado para ese día responde que sí, pero pide que no lo publiquemos, que no quiere «aglomeraciones ni desmanes», que su intención es regalar sardinas y churrasco entre los más fieles al negocio.

Ni siquiera los hosteleros de la calle San Juan, una de las vías que más gente concentra en las celebraciones más importantes del año, se animan a ofrecer algo especial. Ni Antón Martínez, del Alfaiate; Iván Guntín, del Échoqueai, o Adrián Montes, del Alma, sacarán la parrilla a la calle. Los tres coinciden en que no quieren «por nada del mundo incitar a las aglomeraciones». Iván Guntín incluso advierte de que «si veo que hay mucha gente en la calle y todo se desmadra, echo el cierre y me voy». Adrián Montes se teme lo mismo y añade que todos los hosteleros de la calle hablaron e incidieron en intentar «con todos los medios a nuestro alcance» que no se produzcan aglomeraciones. De ahí que abrirán como un día cualquiera, con su aforo limitado y el horario hasta la una de la madrugada.