El PP denuncia que el gobierno de Inés Rey en A Coruña está roto en tres sectores enfrentados

Xosé Vázquez Gago
Xosé Gago A CORUÑA

A CORUÑA

La portavoz popular, Rosa Gallego, reprochó a la alcaldesa las subidas de impuestos, la pérdida de plazas de aparcamiento o el retraso del Presco en su balance del mandato

16 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ante la complicada situación que atraviesa la ciudad «hace falta un gobierno fuerte», dijo ayer la portavoz del PP, Rosa Gallego, pero el ejecutivo de Inés Rey, tras varios «cambios de cromos», está «rotó en tres sectores: el sector de Lage [José Manuel, portavoz del gobierno], que mueve los hilos; el sector de Villoslada [Juan Díaz, edil de Urbanismo], y la apartada secretaria del PSOE coruñés, Eva Martínez Acón, a quien Inés Rey sustituyó por la ex de Ciudadanos. Pero a la vista de la gestión del gobierno, podía haberlos cesado a todos», dijo.

La portavoz del PP, acompañada de los ediles de su partido, hizo un balance muy crítico de la gestión del gobierno local durante la primera mitad del mandato. Denunció que la alcaldesa «sube impuestos en plena pandemia, perjudica al comercio, renuncia a hacer un presupuesto en el peor momento social y económico y se ha puesto con el Presco a mitad de año». Tras un análisis detallado concejalía a concejalía, en el que criticó, entre otras decisiones, los «730 aparcamientos menos», que A Coruña es la urbe gallega «en la que más crece la delincuencia», que el Presco del 2021 va «con más retraso que el tren a punta Langosteira», que «Nostián sigue sin contrato y sin vistas a tenerlo a corto plazo», que «la gran acción de promoción cultural ha sido colocar una estatua de una sardina que costó casi 50.000 euros»; Gallego añadió que «tras dos años con Inés Rey tenemos más impuestos, okupas, abandono de barrios, negocios cerrados, enchufes o fotos y tenemos menos diálogo, gestión, presupuesto, inversiones, empleo y aparcamientos».

Tampoco elogió el trabajo de los otros grupos de la oposición. Afirmó que «la Marea pronto olvidó que no hicieron nada. Fueron cuatro años perdidos que con solo mover un folio en un despacho ya se mejora su gestión». En cuanto al BNG «lleva dos años durmiendo la siesta esperando para formar otro bipartito». Por la contra, señaló que su partido ha llevado la iniciativa de la oposición, con casi «mil propuestas en dos años». La mitad sobre los barrios: «Hemos presentado en el pleno más iniciativas sobre barrios que el resto juntos».