Sigue la obra de los Cantones que Patrimonio mandó parar en A Coruña

xosé gago / m. carneiro A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

EDUARDO PEREZ

El Ayuntamiento responde a la Xunta que la actuación es de mantenimiento de la red viaria municipal y no requiere autorización de la consellería

06 may 2021 . Actualizado a las 20:56 h.

La Dirección Xeral de Patrimonio ha enviado un escrito al Ayuntamiento en el que reclama información sobre la reforma iniciada este lunes en los Cantones, de la que el organismo dependiente de la Consellería de Cultura no fue informado por el gobierno local, a pesar de que la avenida se encuentra en una zona protegida por el plan especial de la Ciudad Vieja y Pescadería (Pepri) y por el Camino de Santiago. Patrimonio ordena que se detengan los trabajos hasta que se tramite la autorización.

En su carta a María Pita, el departamento de la Xunta señala que las obras «semellan ser intervencións previas a unha remodelación xeral» y recuerda que, de acuerdo con la normativa del Pepri, cualquier actuación desarrollada en este ámbito debe contar con el visto bueno de la Consellería de Cultura, Educación e Universidade. Por tanto, es necesaria «a remisión do correspondente proxecto de execución para a súa avaliación e resolución sobre a autorización das obras», advierte la Xunta.

El escrito alude a la «remodelación dos Cantones e Avenida da Marina» y detalla que este miércoles, después de que la actuación llegara a conocimiento de Cultura, un técnico de Patrimonio se desplazó a la zona para llevar a cabo una inspección in situ y comprobó «a realización de obras con diversa maquinaria, descoñecéndose cal vai ser o alcance final delas», anotan. Pese a la falta de información sobre la magnitud de los trabajos, «constatouse, non obstante, que se trata de actuacións nun espazo público e rede viaria, sen que conste previa autorización desta consellería».

Patrimonio termina su notificación con la orden de apagar las máquinas y suspender la reforma mientras no se aclare el procedimiento, y para ello otorga al gobierno local un plazo no superior a cinco días a fin de que le informe de la envergadura de la intervención para «poder concluír sobre a correcta tramitación do proxecto, no entendemento de que as obras non deben continuar en tanto non se dea cumprimento a este requerimento».

La respuesta del Ayuntamiento no se hizo esperar. Ayer enviaron a la Xunta un informe que ciñe la actuación a labores de mantenimiento de muy baja complejidad técnica, que se lleva a cabo sin proyecto de ejecución y no exige, defienden en María Pita, el examen de Patrimonio. Además, desmarcan la obra del anunciado proyecto de remodelación de los Cantones entre Juana de Vega y la Autoridad Portuaria, que «unha vez sexa redactado e con carácter previo á súa execución, si deberá ser sometido a exame da citada Dirección Xeral», reconoce la respuesta municipal.

La intervención iniciada este lunes consiste, según el Ayuntamiento, «en obras ordinarias de mantemento da vía pública de titularidade municipal que, de facto, se acometen en execución do contrato de mantemento de calzadas que serve a estas finalidades de conservación ordinaria de firmes do viario público municipal no termo da Coruña».

El objetivo de las brigadas de operarios, que ayer por la tarde retiraron parte del césped de la mediana a la altura del Teatro Colón y continuaron en el tramo del Obelisco, es «organizar a ampliación da zona de tránsito peonil de maneira provisional», expone el Ayuntamiento en alusión a la retirada de un carril para el tráfico rodado que se llevó a cabo tras el confinamiento con objeto de ganar superficie para los vecinos. «A operación fundamentouse na necesidade de ofrecer un espazo maior de movemento de persoas a pé que facilite a distancia interpersoal recomendada polas autoridades sanitarias como consecuencia da pandemia». 

Sin cambios de pavimento

Este tipo de actuaciones se caracterizan por su «escasa entidade técnica e construtiva -indica el informe municipal- e en consecuencia, non se realizan en execución dun proxecto de urbanización. Non son, xa que logo, obras non previstas no Pepri». El gobierno local argumenta que no está actuando en zonas marcadas como de nueva intervención en el planeamiento, sino sobre el sistema general viario; tampoco se modifican los tipos de pavimentos asfálticos, «que na zona peonil irán nunha cor diferenciada por razóns de accesibilidade e mellor identificación por parte das persoas usuarias», y no hay movimiento de tierras, «senón unha nova sinalización viaria» acorde con la nueva situación. 

«Confusión» entre proyectos

«Non deben confundirse, como é posible que faga o seu requerimento -advierte el Ayuntamiento a la Xunta-, estas actuacións, de natureza menor, exclusivamente de mantemento e conservación», con el proyecto de reforma de los Cantones, actualmente en licitación «e do que a Dirección Xeral de Patrimonio Cultural foi informada por este Concello nunha reunión coa persoa titular da Xefatura Territorial de Patrimonio Cultural da Coruña, na que se lle fixo entrega dos estudos previos preparados ao efecto», concluye el Ayuntamiento.

La obra exprés iniciada el lunes con la retirada de los bloques que separaban el carril peatonal de la calzada para coches no forma parte de la gran reforma de los Cantones en la que el gobierno de Inés Rey prevé invertir 3,5 millones de euros, pero avanza algunas medidas como la reducción a dos de los carriles para el tráfico y la peatonalización de Rúa Nueva. Si Patrimonio da el plácet, la semana próxima terminarán de demolerse las medianas y se asfaltarán en horario nocturno los dos carriles de entrada, que ahora absorberán el tráfico en ambos sentidos, antes de pavimentar la nueva zona peatonal y el carril bici sobre los actuales carriles de salida, desde el Colón hasta la plaza de Mina.