Diputación de A Coruña y empresarios promueven que el Camino Inglés sea Patrimonio de la Humanidad

La Voz A CORUÑA

A CORUÑA

Sandra Alonso

La Confederación de Empresarios de A Coruña mantendrá reuniones con las entidades e instituciones implicadas en su promoción

06 may 2021 . Actualizado a las 10:11 h.

El presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, ha mantenido un encuentro con su homólogo de la Confederación de Empresarios de A Coruña (CEC), Antonio Fontenla, para recabar el mayor consenso político y social en la promoción del Camino Inglés a Patrimonio de la Humanidad.

Con este fin, la CEC ha contactado también con la Academia Xacobea y mantendrá reuniones con todas las entidades e instituciones implicadas en la promoción de esta ruta. Han sido distinguidas ya como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco otras de las rutas de peregrinación a Santiago de Compostela, como son el Camino Francés, el Camino Primitivo o el Camino del Norte.

«El Camino es una indiscutible fuente de riqueza para numerosas empresas que se benefician de la impagable promoción de nuestro territorio y de los numerosos visitantes que atrae», señala Fontenla, que considera que es «el momento de colocar el Camino Inglés en el lugar que le corresponde, promoviendo que las instituciones competentes inicien la tramitación del expediente de su inclusión en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco».

También Formoso ha destacado el gran valor patrimonial del Camino Inglés, que discurre por 18 ayuntamientos de la provincia, así como «el esfuerzo conjunto que ayuntamientos y diputación estamos haciendo desde hace tiempo para impulsar el Camino Inglés y desarrollar un tipo de turismo sostenible».

La propuesta de la Confederación de Empresarios de A Coruña se produce en plena celebración del Año Santo Compostelano, cuya conmemoración se extenderá hasta finales de 2022 debido a la pandemia de la covid-19.

El Camino Inglés ha sido fijado sobre todo por los peregrinos de países escandinavos como Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia o Islandia y, sobre todo, ingleses, escoceses, irlandeses y flamencos que llegaban a Galicia por mar desde sus respectivos puertos y arribaban a Ferrol o A Coruña.

La estratégica localización de los puertos de esas dos importantes ciudades gallegas potenció de manera evidente la ruta, que cuenta en la actualidad con dos vías alternativas: el itinerario desde A Coruña, que es más corto -73 kilómetros- y el que parte de Ferrol -112,5 km-.

Ambos confluyen a mitad de camino en la localidad de Bruma, donde continúan juntos los últimos 40 kilómetros hasta Compostela.