El plan director de Alvedro prevé ampliar la terminal en 5.000 metros cuadrados

d. Vázquez CULLEREDO / LA VOZ

A CORUÑA

Actuaciones principales previstas en la propuesta de revisión del plan director de Alvedro
Actuaciones principales previstas en la propuesta de revisión del plan director de Alvedro

La memoria ambiental responde a casi 500 alegaciones recibidas

30 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La memoria ambiental del plan director del aeropuerto permite contabilizar las obras previstas en Alvedro, de las que solo se conocían avances para un horizonte con 1.589.600 pasajeros. Entre ellas se cita una semicalle de rodaje de acceso a cabecera 03 y salida rápida asociada a la pista 21, la adecuación a la normativa de la plataforma de viraje intermedia, la implantación de una maniobra instrumental de aproximación por la pista, una nueva plataforma para aviación general y ejecutiva y para helicópteros y la remodelación de la plataforma comercial.

También contempla la ampliación del edificio terminal, un nuevo Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios (SSEI) y edificio de cocheras, la reubicación de la balsa de pruebas del SSEI, un almacén y la halconera, un nuevo centro de emisores, la adecuación del camino perimetral, la reubicación del terminal de carga, de hangares de Helimer y Guardia Civil y nuevo hangar para la DGT, así como de los hangares de aviación general y construcción de otros nuevos, de las instalaciones de almacenamiento y suministro de combustibles, además de la ampliación y remodelación de la central eléctrica.

Este nuevo plan, que prevé sustituir el del 2014, contempla actuar sobre una superficie de estimada de 131,49 hectáreas (108,59 corresponderían al subsistema de movimiento de aeronaves, 19,11 al subsistema de actividades aeroportuarias y 3,79 a la zona de reserva aeroportuaria), es decir, 11,23 hectáreas más que la delimitada por el plan director vigente. En esta superficie, se especifica está contabilizada la desafección de la zona de servicio vigente de 2,2 hectáreas, pertenecientes a Culleredo y se incluye una zona en la parte este del aeropuerto y una serie de instalaciones radioeléctricas existentes en Oleiros con una superficie aproximada de 6,53 hectáreas. El documento especifica que queda excluida de la superficie de la zona de servicio contemplada en la propuesta de revisión del Plan Director la instalación NDB Charlie, la cual, si bien forma parte del límite actual del aeropuerto, será eliminada en el horizonte de desarrollo previsible.

El plan recoge un estudio sobre las distintas alternativas barajadas en cada caso y de las ubicaciones para la plataforma de aviación civil se respalda que se situarán en el lado este de la pista, aproximadamente frente a la calle de rodaje S. Las instalaciones de la plataforma se distribuirán en dos áreas: las de aviación general propiamente dicha al sur y las de helicópteros, al norte.

Respecto a la terminal, el documento se decanta por una ampliación del edificio en 5.000 metros cuadrados, desplazando la fachada sur 35 metros, con construcción en dos alturas, y ocupando el área en la que actualmente se encuentra el hangar de Helimer y se realiza una pequeña ampliación en la zona norte sin afectar a la torre de control, el bloque técnico y el aparcamiento de empleados. El documento también recoge que las obras llevarán a un crecimiento del empleo ligado al aeropuerto de los 882 puestos actuales a los 1.379.

Mientras el SSEI y la zona de almacenamiento y suministro de combustibles se plantea levantar al norte de la actual plataforma comercial, y se decanta por construir una nueva central eléctrica al este de la pista.

Este documento recibió múltiples alegaciones y se indica que se dan respuesta de manera específica a 13 alegaciones procedentes de organismos y asociaciones y 476 alegaciones de particulares surgidas durante la fase de consultas.

Con el fin de corregir la afección acústica al ampliarse la zona de afección, que preocupa a los vecinos de tres concellos, se indica que Aena ya ejecuta un plan de aislamiento acústico para aquellas viviendas y edificaciones de uso sensibles en las que se constata la necesidad de llevar a cabo actuaciones de insonorización. Además, se indica que se se buscará evitar que se superen los objetivos de calidad acústica en el interior de las viviendas y los edificios de usos sensibles incluidas en las isófonas.