Geluca Naya: «Amancio Ortega me aconsejó que nunca vendiese Casa Lola»

Loreto Silvoso
loreto silvoso A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

La fundadora del emblemático restaurante de Arteixo repasa una vida de trabajo y anécdotas

18 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El triunvirato cigalas-merluza-carne asada dominó durante años el cartel de bodas en la comarca coruñesa. Uno de sus referentes estaba en la glorieta del polígono de Sabón, donde reinaba el restaurante que fundó Geluca Naya (Pastoriza, 1932), Casa Lola, en honor a su madre. Aún hoy, los arteixáns siguen refiriéndose al lugar con su antiguo nombre, algo que solo consiguen los clásicos gastronómicos.

-Lola era una gran cocinera.

-Mi madre iba a hacer las bodas a las casas y nunca cobraba.

-¿Cuántas veces las habrán confundido a ustedes dos?

-Muchas veces. Tantas, que yo, al final, ya entendía perfectamente por ese nombre [ríe]. Pero como Lola no quedó ninguna, eh...