Penúltimo fotograma de una pareja de cine: Raquel Seoane y Benjamín Jartín

Ella era taquillera del París y él operador de cabina. El cine los unió para siempre

cine

a coruña / la voz

Solo los grandes del cine saben irse así, discretamente. En silencio, como John Wayne en Centauros del desierto. O entre la niebla, como Rick e Ilsa en Casablanca, evocando que «siempre nos quedará París». Para Raquel y Benjamín París estaba en la calle Real de A Coruña. Lo cuenta con maestría Pepe Coira: «No Salón París, un precioso cine coruñés, Raquel era taquilleira e Benjamín operador de cabina. Nos intermedios, que daquela interrompían a proxección e que se amenizaban con música, Benjamín sempre facía soar a mesma canción, a que lle permitía saber a Raquel que él estaba pensando nela». De aquel París queda el letrero. Los escaparates donde se exhibían los carteles de los estrenos son ahora ocupados por maniquíes.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

Penúltimo fotograma de una pareja de cine: Raquel Seoane y Benjamín Jartín