Los López se vuelven «Superlópez»

A CORUÑA

Expocoruña acogió este sábado la primera vacunación masiva a la que estaban citadas 3.700 personas del área sanitaria coruñesa de entre 50 y 55 años y se vacunaron 2.899

08 jun 2021 . Actualizado a las 10:54 h.

Los primeros coruñeses de entre 50 y 55 años que recibieron la vacuna son de origen árabe. Hadin, Hadis, Hadif... Apellidos que en los países del Magreb son como aquí los García o los Rodríguez. Luego pincharon a los Hernández, que no son pocos. Y así, hasta llegar a los López, la gran mayoría. Todavía quedan muchos para la próxima citación masiva, que no tiene fecha porque las dosis son las que son y hay que esperar a que envían más. «Será pronto», aseguró el gerente del Chuac, Luis Verde, que calcula que en las próximas 10 semanas todas las personas del área sanitaria habrán recibido, al menos, el primer pinchazo. Esto quiere decir que a mediados de junio podría estar la población inmunizada. Así que por esas fechas los García, González o Guzmán, que serán los últimos por haber empezado la vacunación por la letra H, estarán tan contentos como lo estaban este sábado los 2.899 ciudadanos que acudieron a Expocoruña, de los 3.700 citados. Según los datos que aportó Sanidade, fueron vacunados el 78,35 % de los convocados y no pudieron suministrársela a 34 por contraindicaciones.

En la siguiente inmunización en esta franja de edad se continuará con los López, vendrán los Luengo y quienes su primer apellido empiece por M, en el que los Méndez o los Martínez son legión.

Esta primera campaña demostró, según el gerente del Chuac, que la organización es «perfecta» en todos los ámbitos. Hasta tal punto, que se vacunaron 12 personas por minuto. En el brazo no dominante.

El ritmo no lo marca la capacidad de vacunación del sistema sanitario, sino la llegada de las dosis. «Dependemos de las remesas que nos vayan llegando», dijo Luis Verde. Si fuera por lo primero, en un mes estarían todos los gallegos con la primera dosis administrada.

En esta primera gran cita se notaba la emoción en el ambiente. Se le preguntase a quien se le preguntase, todos mostraban su alegría por recibir la primera dosis de la vacuna. Aunque sea la de AstraZeneca, puesta en duda en algunos países, pero bien recibida aquí. Porque «no hay por el momento razones médicas que nos hagan pensar en lo contrario», según dijo el gerente del Chuac. «Todas las vacunas son seguras», apostilló.

Luis Verde, acompañado por el director del equipo de Enfermería, Enrique González, explicó que el objetivo de esta vacunación masiva es «estar preparados» para el momento en el que se reciban «cantidades más grandes» de dosis y ha recordado que, paralelamente, se continúa el proceso de inmunización de otros colectivos, como los mayores de 80 años y los grandes dependientes. Por su parte, la coordinadora del punto de vacunación, Cristina Gómez, destacó que los circuitos han funcionado de modo «ágil», y valoró el «empeño» puesto por el personal, que ha permitido que «todo salga muy bien».

El protocolo, según explicó Miguel López, uno de los afortunados que ya tiene su primera dosis, «es rapidísimo y está muy bien organizado». Contó que llegó 10 minutos antes y ya accedió por una de las tres puertas habilitadas - hay una de salida-. De ahí pasó a un espacio «enorme» en el que esperó «un ratito». Lo sentaron, lo pincharon y se fue con la AstraZeneca puesta.

Para Amalia López fue «emocionante». Es que «llevamos un año esperando y tenemos que salir de esta cuanto antes». Reconoce, eso sí, que el hecho de que se trate de la AstraZeneca le causó «cierto temor». Dice que «se están diciendo muchísimas cosas, que algunas personas a las que se la pusieron sufrieron trombos y una siempre tiene un poco de miedo». Aun así, aclara que cuando la citaron ni se lo pensó un minuto. «Llamé a todos mis amigos y familiares para contárselo y ya empezamos a hacer planes para el verano, que espero que sea el momento en el que todos estemos inmunizados», apuntó.