Asaltan a una mujer y su hijo escucha el ataque y su petición de socorro por el móvil

Emiliano Mouzo A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

La Policía Nacional, en la calle Doctor Fleming, de A Coruña. Imagen de archivo
La Policía Nacional, en la calle Doctor Fleming, de A Coruña. Imagen de archivo César Quián

El robo fue abortado gracias a que una joven pareja atendió las llamadas de auxilio de la víctima

09 feb 2021 . Actualizado a las 13:23 h.

Una joven pareja impidió que un individuo asaltase a una mujer en la calle Tornos, en el barrio de la Sagrada Familia. El ladrón se dio a la fuga al ver que acudían en ayuda de la víctima.

El suceso ocurrió sobre las 19.10 horas del jueves. La mujer estaba hablando por teléfono con su hijo, Marcos, que es taxista y se encontraba en la parada de Alcampo. De repente, escuchó a su madre pedir auxilio, «pedía socorro, rogaba que la dejase... y oí el ruido del teléfono móvil cuando cayó al suelo». 

El hombre no se lo pensó dos veces, arrancó el coche y se dirigió a donde se encontraba su madre. Creyó que allí estaría ya la policía, pero no fue así, «a pesar de que mi madre llamó al 112». Según lamenta, desde este servicio de emergencia «le dijeron que tenía que llamar al 091, pero nadie cogió el teléfono», explicó. Marcos también intentó ponerse en contacto con la sala de la Policía Nacional, «pero, una vez más, nadie me contestó».

Tras interesarse por el estado físico de su madre, el taxista le pidió que le contase el suceso. Su madre, aún temerosa y nerviosa, le narró que se le acercó un joven a cara descubierta y «sin mascarilla», agarró a la mujer por la espalda y comenzó a cachearla para llevarle sus pertenencias. «Pero mi madre se enganchó a él y forcejeó hasta el punto de que su abrigo quedó desgarrado», narra Marcos. Fue entonces cuando apareció la pareja de jóvenes que corrieron a auxiliar a la mujer y el ladrón se dio a la fuga.

Marcos asegura que los asaltos a viandantes y a los negocios «son cada vez más, y van a continuar aumentando». Cree que las medidas restrictivas por la pandemia, el toque de queda, el cierre de la hostelería y el adelanto del cierre de casi todo el sector comercial, «deja las calles semivacías, y estos energúmenos, ladrones, aprovechan la ocasión para perpetrar sus fechorías», subrayó. «Y no es solo que te lleven el bolso, el móvil... es que son gente sin escrúpulos, que no tienen nada que perder y te pueden golpear hasta matarte, o darte una puñalada», recalcó. Y citó el triangulo Os Mallos, Sagrada Familia, como una zona «altamente peligrosa».

El taxista, aún nervioso por el trance que pasó su madre, dice que esta gente actúa «con total impunidad», porque «no se ve policía por la calle». Ante la situación que se está viviendo a raíz de la crisis «es necesario incrementar el número de agentes que patrullan las calles, solo con su presencia se evitarían muchos problemas de este tipo», recalcó. Y también anima a los ciudadanos que vayan a denunciar ante cualquier problema, sobre todo de inseguridad, «para rebatir a las autoridades que se atreven a decir, con toda la cara, que no hay problemas de seguridad en la ciudad», dijo