Los conductores que atajan por Perillo para evitar el Sol y Mar solo ahorran 40 segundos

Los vecinos apoyan las cámaras para evitar el tráfico, pero exigen una tarjeta de residente como ocurre en la Marina


a coruña / la voz

Los vecinos de Perillo llevan mucho tiempo quejándose de la gran cantidad de vehículos que circulan por sus angostas calles. Lo padecen desde que se eliminó el cruce del Sol y Mar, lo que obliga a los conductores que salen de A Coruña en dirección a Sada u Oleiros a continuar por la N-VI hasta el cuartel de la Guardia Civil de Tráfico, dar ahí el giro y regresar de nuevo para tomar el desvío. Pero muchos, para evitarlo, optan por atajar por Perillo. Y eso es un problema. Porque esta parroquia «no está diseñada para soportar tal volumen de tráfico», dice Eugenio Vázquez, residente en la zona.

El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, escuchó las quejas vecinales. No ahora, ya en octubre del 2019, cuando puso en marcha los cambios de dirección en varias calles. El regidor dijo entonces que para él, los vecinos eran lo primero. Infinitamente más que los conductores que utilizaban y llenaban de coches el pueblo para evitar la ratonera del Sol y Mar.

Pero aquella reordenación del tráfico para que la parroquia dejase de servir como atajo a cientos de conductores a diario, con la inseguridad e incomodidad que ello causaba entre los que allí viven y residen, no es suficiente. El problema continúa. Ante esto, García Seoane dio un paso más y este martes anunció que instalará cámaras, y el que circule por Perillo para atajar «será sancionado».

Los vecinos aplauden la idea, pero al mismo tiempo exigen al gobierno local que les otorgue tarjetas de residentes para poder ir a sus casas. «Como la que dan a los que viven en el centro de A Coruña y tienen que pasar por la Marina», explica Manuela Pereiro.

Además, en Perillo no entienden esa maniobra de muchos conductores, que piensan que circular por el medio de su casco urbano les ahorra tiempo y kilómetros. La Voz comprobó ayer la diferencia que existe entre elegir la N-VI o Perillo. Si se opta por la primera, el recorrido es de 2,1 kilómetros hasta la rotonda que conduce a Oleiros o Sada. Se tardan 3 minutos y 40 segundos. Hacerlo por las estrechas calles del casco urbano supone un ahorro de apenas un kilómetro y, en tiempo, de solo 40 segundos. Peor aún: esta última opción obliga a circular por estrechas calles con continuos giros a derecha e izquierda.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Los conductores que atajan por Perillo para evitar el Sol y Mar solo ahorran 40 segundos